Nacional

Llegan primeros cuerpos exhumados en Tetelcingo

El gobierno de Morelos invirtió más de 2 millones de pesos para la edificación de 25 gavetas en las que se depositarán los 116 cuerpos exhumados de una fosa común.
Jesús Castillo | Corresponsal
24 mayo 2016 19:17 Última actualización 24 mayo 2016 19:25
Morelos. (Jesús Castillo)

Morelos. (Jesús Castillo)

Morelos. (Jesús Castillo)

A los cuatro primeros cuerpos se les practicaron pruebas de ADN. (Jesús Castillo)

CUAUTLA.- Después de ser exhumados de la fosa común de Tetelcingo y previa toma de muestras de tejido para determinar su ADN, este martes arribaron al panteón particular “Jardines del Recuerdo”, los primeros cuatro cuerpos de un total de 116 que habrán de ser reubicados.

El fiscal general, Javier Pérez Durón, quien ha supervisado las diligencias, explicó que a través de la Secretaría de Obras Públicas se construyó una estructura de concreto consistente en 25 gavetas, cada una con capacidad para albergar 10 cadáveres en el panteón asentado en la carretera federal México-Cuautla.

Para la construcción de estos espacios se destinó un presupuesto de 2 millones 100 mil pesos, informó Pérez Durón.

Por su parte, el coordinador central de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado, Samuel Nava Vázquez, explicó que el trabajo que se está haciendo implica la limpieza del cuerpo, la identificación desde el punto de vista pericial, pero también legal: es decir, con el número de carpeta de investigación.

“Con estos datos se procederá a investigar el cuerpo humano y comenzar a ver qué partes están en buenas condiciones para extraer el ADN, trabajo específicamente de los genetistas, quienes se encargarán de seleccionar el tejido óseo o alguna pieza dentaria”.

El servidor público también rechazó que se haya cometido un error por parte de los equipos que intervienen en la exhumación: “La excavación la llevó a cabo un arqueólogo de la Procuraduría General de la República, la cual tuvo que hacer por etapas, porque al utilizar maquinaria se tiene que hacer con mucho cuidado para no maltratar los cuerpos. El arqueólogo, capa por capa, va vigilando y haciendo sus mediciones para llegar a la capa final donde están los cuerpos”, apuntó.