Nacional

Líder del Congreso de Guerrero es hermano 
de narcos

Mario Díaz Navarro, hermano de dos desaparecidos en Chilapa desde noviembre, admite que todos saben los vínculos familiares del funcionario con el narcotráfico  y que nadie hace nada.
Rivelino Rueda/ Enviado Especial
26 mayo 2015 1:17 Última actualización 26 mayo 2015 5:0
Familiares de los 43 desaparecidos se manifestaron ayer en el DF. (Eladio Ortiz)

Familiares de los 43 desaparecidos se manifestaron ayer en el DF. (Eladio Ortiz)

CHILAPA.- Los líderes del cártel de Los Ardillos, que irrumpieron del 9 al 14 de mayo en Chilapa, Guerrero, y levantaron cuando menos a 30 personas (16 documentadas) tienen nombre y apellido, además de un brazo político bien definido: Bernardo Ortega Jiménez, presidente del Congreso del estado.

El diputado local del PRD es hermano de los líderes de esa banda criminal, Celso y Antonio Ortega Jiménez. El legislador lo acepta sin tapujos y argumenta que no tiene nada que ver con su familia.

El grupo antagónico de esta banda, Los Rojos, tienen como su brazo político al alcalde de Chilapa, el priista Francisco Javier García.
Todos lo saben y nadie hace nada. Los criminales tienen su brazo político y los políticos tienen su brazo armado, que son los grupos criminales”, comenta Mario Díaz Navarro, a quien le desaparecieron a dos hermanos en noviembre.

La disputa por Chilapa es un tema recurrente en todo el estado. Por aquí pasa la amapola que se siembra en la Montaña y es llevada al Centro para sus distribución.

Los hermanos Ortega Jiménez son hijos de Celso Ortega Rosas, La Ardilla, líder fundador de esa organización ejecutado en 2011.

“Yo acudo ante las instancias correspondientes a declarar y me deslindo de todo aquello que pudiera relacionarme con mis hermanos. Para mí que los detengan, que los procesen y que les apliquen la ley”, señaló el diputado, quien fue nombrado líder de la bancada del PRD en el Congreso por Jesús Zambrano, el 6 de septiembre de 2012.

El edil García González mejor optó por huir durante la irrupción de civiles armados. Desde Chilpancingo, el alcalde amenazaba, acusaba y señalaba. Mientras tanto, en Chilapa, el comando actuaba a sus anchas y la población reiteraba que su alcalde protege a Los Rojos.

“Bernardo Ortega le puso precio a mi cabeza por exigir justicia en la desaparición de mi hijo”, afirma Francisco Benítez, padre de Francisco Tizoc, abogado de 29 años.

“Los 300 hombres que irrumpieron son sicarios al mando de los hermanos de Bernardo Ortega. Todos aquí lo saben”, enfatiza.

Todas las notas NACIONAL
Humberto Moreira quiere ser diputado en Coahuila
Marcha de profesores desquicia Acapulco y Autopista del Sol
Congreso de Morelos aprueba revocar mandato a Cuauhtémoc Blanco
Sedesol denuncia anomalías en pensiones para adultos mayores
Ejército no debe salir de las calles hasta que gobernadores garanticen seguridad: CCE
Peña llama a fortalecer policías para regresar al Ejército a cuarteles
Cada vez más empresas le entran a la inclusión laboral
Rosario Robles firma convenio de cooperación con Holanda
Hallan calcinados a tres policías ministeriales en Guerrero
Hallan cuatro cuerpos en fosa clandestina en Tejupilco, Edomex
Enfrentamiento en Zamora, Michoacán deja un muerto y 4 lesionados
Derecho de Réplica del expresidente de México Felipe Calderón
Despiden a 615 maestros de la CNTE; apenas 1% de los que deberían cesar
La otra cara de los migrantes: regresan y tienen trabajo sustentable
Retraso legislativo: 66% en Diputados y 100% en el Senado
La ALDF corregirá la Ley de Vivienda
Constituyente quita párrafo sobre cobro de la plusvalía
Desnaturalizan nuestra función, advierte Sedena
Ruiz Massieu gana el #Retoguacamole
Basílica de Guadalupe espera 7 millones de peregrinos
Ordena INE a Ricardo Anaya abstenerse de contratar cápsulas en medios de comunicación
Propone titular de la PGR Ley General de Delincuencia Organizada
Ruiz Massieu, la canciller que le pone sazón al guacamole
AMLO respalda declaraciones de Cienfuegos
Advierten habitantes de Milpa Alta que se armaran para combatir a la delincuencia