Nacional

Las obras en CDMX dan 42% a estacionamientos

El IMCO asegura que con esto se alienta el uso del auto y se provoca tráfico. 
Anabel Clemente
01 noviembre 2016 0:56 Última actualización 01 noviembre 2016 5:0
estacionamiento

(Cuartoscuro)

En la Ciudad de México se dedica hasta 42% de las construcciones para estacionamientos, con lo que se incentiva el uso de automóviles y se genera el caos vial, coinciden el Instituto Mexicano para la Competitividad y el Instituto de Políticas Públicas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), que lanzan el concurso “Menos cajones, más ciudad”.

Se trata de un concurso para presentar proyectos de construcción en el que se aprovechen espacios para otros fines, sin ser destinados a cajones de estacionamiento.

De acuerdo con un análisis realizado por ITDP México, de 2,581 desarrollos inmobiliarios construidos en la ciudad entre 2009 y 2013, de los más de 16 millones de metros cuadrados proyectados, 42% son de estacionamiento. “Si se aprovechara la superficie de construcción máxima permitida conforme a la ley actual, esto implicaría añadir 8.3 millones de nuevos cajones de estacionamiento a la ciudad”, compartió Bernardo Baranda, director para Latinoamérica del ITDP.

El arquitecto explica que uno de los últimos proyectos realizados sobre Paseo de la Reforma, la Torre Bancomer, tiene tres mil cajones de estacionamiento, cuando se encuentra a 270 metros de la estación Chapultepec del Sistema Colectivo Metro, lo que contribuye a una saturación de automóviles en las avenidas cercanas.

En contraste, en ciudades como Londres, corporativos como la torre The Shard, que cuenta con 87 pisos sólo tiene 47 cajones de estacionamiento, pues privilegia el uso del transporte público.

“Queremos cambiar un modelo estalinista de construcción de estacionamientos donde las reglas del estado te imponen cuántos estacionamientos debe tener tu desarrollo de vivienda social, tu centro comercial, tu torre de oficinas, a un modelo en el que cada proyecto pueda determinar cuáles son sus necesidades y a qué público objetivo quiere ir”, compartió Juan Pardinas, director del IMCO.

Pardinas asegura que pensar en un modelo de ciudad en el que no se incentive el uso de automóviles particulares permite descongestionar las vialidades. Por ello, el concurso está apoyado por la Embajada de Francia en México.

En representación del embajador, Luc Blanco, agregado de cooperación de la embajada francesa, señaló que repensar el modelo de ciudad a través de un concurso puede convertirse en implementar políticas públicas de impacto urbano.

Al respecto, Bernardo Baranda explicó que desde el gobierno capitalino ya se tiene interés en modificar la política de estacionamientos, pues en un reglamento que data de los años 60 se establece la cantidad mínima de cajones que deben destinarse a una construcción y no establece límites, por lo cual ya se plantea la especificación de máximos permitidos. “Es cambiar la visión de que el coche es el modelo fundamental de movilidad”.