Nacional

Kínder en Ixtlahuaca, Oaxaca funciona casi
a la intemperie

Kínder El Guayabal, es una escuela multigrado de 16 alumnos, con sólo un aula con paredes y techo de lámina y madera y un patio de tierra. 
Quadratin
20 agosto 2015 18:34 Última actualización 20 agosto 2015 18:34
Kínder El Guayabal, en Oaxaca pide apoyo económico. (Quadratin)

Kínder El Guayabal, en Oaxaca pide apoyo económico. (Quadratin)

SAN PEDRO IXTLAHUACA.- El preescolar Octavio Paz de la colonia El Guayabal, es sólo un aula con paredes y techo de lámina y madera.

En este sitio, a donde llegaron los integrantes del Comité Ejecutivo Seccional (CES) para inaugurar el ciclo escolar alterno, el patio es de tierra y con algunas hierbas que han crecido por la lluvia.

En su interior, 16 niños acudirán a clases. Es una escuela multigrado, según explicaron. La directora hace las funciones de maestra en los 3 grados, de secretaria, de intendente, además de escuchar la problemática de algunas madres de familia.

Con nueve años de servicio en la docencia, Gabriela Vásquez espera que en este ciclo escolar vayan llegando más alumnos.

Para llegar a esta escuela se pasa por un camino de terracería, con baches y en lo alto de la jurisdicción de San Pedro Ixtlahuaca se observa el espacio educativo, cercado con una malla ciclónica y de carrizo.

“Estamos muy mal, no sé dónde hacen el dinero para la educación”, cuestiona una madre de familia.

Gabriela Vásquez atiende a sus alumnos desde una silla y mesa prestada, porque carecen de los artículos.

“Lo poco que tenemos es por el apoyo económico de los padres de familia, quienes desde hace 3 años vienen apostando porque funcione bien”, dijo.

1
  

   

Kínder El Guayabal, en Oaxaca pide apoyo económico. (Quadratin)

La clave 20DJN2383D la obtuvieron en el 2012, pero eso no les garantizó mejoras.

“Nuestra mayor demanda es el equipamiento de la escuela, los sanitarios no son adecuados, y tampoco los alumnos tienen sillas ni mesas adecuadas y tampoco tenemos luz propia, nos lo presta un vecino”, precisó.

Para que se laven las manos los estudiantes tienen un tambo de color azul, desde donde toman el agua para asesarse las manos.

Los padres de familia son personas de escasos recursos: campesinos, amas de casa, obreros, los que habitan en esta colonia, dijo la maestra.
Sin equipo de cómputo, ni Internet, el plantel se encuentra con múltiples carencias. El salón de unos 5 por 8 metros, también funge como bodega y para resguardar todo lo que requieren para las clases los alumnos.

La maestra pidió que los volteen a ver y quienes dicen estar interesados en la educación, atiendan casos como el de este kínder, que trabaja casi a la intemperie.