Nacional

Juez federal condena a operadores de Zhenli Ye Gon

Al chofer de Zhenli Ye Gon, José Obed Olvera Salguero, el juez le impuso una pena de 15 años de prisión, mientras que a Arturo Rubio Valdez, quien vigilaba el domicilio de Lomas de Chapultepec, recibió una condena de 11 años de prisión.
David Saúl Vela
20 enero 2015 13:45 Última actualización 20 enero 2015 14:7
Zhenli Ye Gon

El primo de Zhenli Ye Gon, Ye Yong Qing, fue sentenciado a 25 años de prisión por delincuencia organizada. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. José Obed Olvera Salguero y Arturo Rubio Valdez, integrantes de la organización criminal que encabezaba el mexicano de origen chino Zhenli Ye Gon, fueron sentenciados a 15 y 11 años de prisión por un Juez Federal.

Fue el titular del Juzgado Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, quien declaró a Olvera Salguero y Rubio Valdez penalmente responsables de diversos ilícitos como Delincuencia organizada, contra la salud y lavado de dinero.

A José Obed Olvera Salguero, le impuso la pena de 15 años de prisión y multa de 350 días, equivalentes a 16 mil 33 pesos, por la comisión de los delitos de delincuencia organizada y contra la salud.

En su caso, dijo el juez, quedó demostrada su pertenencia a la citada organización delictiva, en la que se desempeñaba como chofer de Ye Gon y como encargado de recoger el producto que se obtenía en la compañía Unimed Pharmaceutical en Toluca, laboratorio donde se elaboraban diversos narcóticos.

Igualmente se encargaba de distribuir la mercancía que vendía la empresa Unimed Pharm Chem de México, S.A. de C.V. y coordinaba el cobro a los clientes de esta compañía y era el responsable del almacén de esta última empresa.

A Arturo Rubio Valdez se le impuso una pena de 11 años de prisión y mil 300 días multa, equivalentes a 63 mil 271 pesos, por los delitos de delincuencia organizada, portación de arma de fuego sin licencia y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Su función dentro de esa organización criminal consistía en vigilar un domicilio ubicado en la colonia Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México, en el que se localizó 205 millones de dólares en efectivo sin que se hay podido demostrar su legal procedencia.

Para cumplir con dicha función, Rubio Valdez utilizaba un arma de fuego, la cual le fue asegurada al momento de su detención. Por la penalidad impuesta, a ambos les fueron negados los beneficios y sustitutivos de la pena de prisión.