Nacional

Juez devuelve finca a madre de los Arellano Félix 

La propiedad fue incautada en 1993, sin que la PGR durante ese tiempo hubiera comprobado que había adquirido con dinero ilícito; Rafael Arellano Félix vendió a su madre, Alicia Félix Zazueta y según el juez su nombre no figuró en la investigación.
Juan Carlos Huerta/Corresponsal
22 junio 2015 12:3 Última actualización 22 junio 2015 12:3
[Arellano Félix enfrenta una condena de 15 años de prisión y confiscación de bienes por 50 mdd. / Cuartoscuro] 

[Arellano Félix enfrenta una condena de 15 años de prisión y confiscación de bienes por 50 mdd. / Cuartoscuro]

GUADALAJARA. Un Tribunal determinó la devolución de una finca a la madre de los hermanos Arellano Félix, porque no se comprobó que hubiese sido adquirida con dinero de procedencia ilícita.

La propiedad tiene una superficie de 2 mil 156 metros cuadrados y se ubica en la quinta sección del Condominio Santa Anita Club de Golf, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga.

Está valuado en 7 millones de pesos y fue vendido en 1989 por el fallecido Francisco Rafael Arellano Félix a su progenitora, Alicia Félix Zazueta según consta en la escritura 4960 del Notario Público suplente asociado al titular 78 de Guadalajara.

Fue asegurado el 9 de agosto de 1993, por la Procuraduría General de la República (PGR), luego del homicidio del entonces Arzobispo de Guadalajara, Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y seis personas más en el aeropuerto de la ciudad, ocurrido en mayo de ese año.

La incautación fue parte de las acciones realizadas por la PGR, dentro de la averiguación previa 13948/93.

El juez José Raymundo Cornejo Olvera resolvió, en el juicio 157/2014, que las autoridades de la PGR incurrieron en omisiones que vulneran los derechos fundamentales de la quejosa, y contravienen a los principios de legalidad y seguridad jurídica descritos en la Constitución.

El juzgador dejó sin efecto el aseguramiento y ordenó al Ministerio Publico de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra la Salud, el levantamiento de la medida precautoria.

El juez Cornejo Olvera justificó la determinación en que, a más de 21 años de asegurada la finca, el Ministerio Público de la Federación no se pronunció, y aunque la incautación se debió a la investigación a los hijos de la quejosa, a ella nunca se le menciona en las actas.

La PGR se inconformó y el caso fue analizado por Magistrados del Tercer Tribunal Colegiado en Materia Penal en Guadalajara, quienes confirmaron el amparo otorgado a la señora Alicia Félix Zazueta, madre de los hermanos Arellano Félix, líderes del llamado Cártel de Tijuana.

Consideraron que tantos años fueron demasiado tiempo, como para que la PGR no pueda probar que la finca fue adquirida con dinero ilícito.