Nacional

Juez ampara a perro que iba a ser sacrificado

Solovino mordió a una niña de 5 años y los padres interpusieron una denuncia por lo que autoridades decidieron sacrificarlo; 
Mónica Pineda presentó el juicio de amparo ante el juez Cuarto de Distrito de Amparo Penal con sede en el Distrito Federal quien le otorgó la suspensión provisional.
David Saúl Vela
06 mayo 2015 10:20 Última actualización 06 mayo 2015 10:21
Etiquetas
Lobito, desde Veracruz. (Archivo)

Mascotas

CIUDAD DE MÉXICO. Se llama Solovino, un perro criollo que por una decisión administrativa estuvo a punto se llevarlo al sacrificio. Pero un juez federal que revisó su caso determinó suspender su ejecución.

El can permanece en el Centro de Control Canino y Fauna Nociva de la delegación Iztapalapa, cuyas autoridades esperan la resolución definitiva del juez para determinar el destino del animal.

Mónica Pineda, representante legal de la organización Gente por la Defensa Animal, A.C. fue quien promovió la demanda 414/2015 contra actos de autoridad tendientes a la muerte de perro.

Y es que el pasado 13 de abril, Solovino mordió a una niña de 5 años en calles de la Unidad Habitacional Genaro Estrada, colonia Jacarandas, en la delegación Iztapalapa.

El incidente se dio cuando un grupo de niños jugaban con el perro. De pronto uno de los menores le jaló la cola y por instinto, el animal volteó y soltó una mordida alcanzando a la infante.

Los padres de la menor denunciaron el hecho ante la Procuraduría capitalina en donde se inició el expediente CI-FIZ/IZP-5/UI-2 S/D/00045/04-2015 contra quien resulte responsable.

Solovino fue detenido y llevado a las instalaciones de Centro de Control Canino y Fauna Nociva en Iztapalapa. Durante los últimos 20 días el animal ha permanecido en una jaula de tres por cuatro metros cuadrados, junto a otros seis animales.

Hasta el momento nadie ha sido identificado como dueño del perro pero vecinos de la citada unidad habitacional ya juntaron firmas para pedir que le perro sea regresado a la comunidad pues advierten que ayuda a identificar a personas sospechosas y por ende a evitar actos delictivos.

Ante la negativa de las autoridades, Mónica Pineda presentó el 29 de abril pasado el juicio de amparo ante el juez Cuarto de Distrito de Amparo Penal con sede en el Distrito Federal quien le otorgó la suspensión provisional.

“El cumplimiento que se pretende dar a la orden de resguardo mencionada en el inciso anterior así como el posible sacrificio del perro aludido, y a su vez la falta de respuesta a la solicitud realizada por mi representada…”, dice la notificación del Juzgado, publicada en los estrados del Poder Judicial.

Se trata de una resolución inédita misma que se da en el marco de las recientes reformas al Código Penal del Distrito Federal, con relación a delitos cometidos por actos de maltrato o crueldad en contra de animales no humanos.