Nacional

IPN supo de acoso, desvío y extorsión en Vocas y no sancionó

Sólo seis de 52 casos merecieron alguna medida... pero fueron irregulares. 
Mariana León
19 octubre 2016 23:5 Última actualización 20 octubre 2016 5:0
Etiquetas
Estudiantes pertenecientes a la Asamblea General Politécnica se reunieron en la plaza roja del Instituto Politecnico Nacional donde dieron detalles del proceso que llevan para levantar el paro de labores en las instalaciones de los nueve Centros de Estudi

Estudiantes pertenecientes a la Asamblea General Politécnica se reunieron en la plaza roja del Instituto Politecnico Nacional donde dieron detalles del proceso que llevan para levantar el paro de labores en las instalaciones de los nueve Centros de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) y el Centro de Estudios (cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Violencia sexual contra estudiantes, desvío de recursos, extorsiones a alumnos y presentación de documentación falsa para un ascenso fueron detectados en los Centros de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) desde 2004, y en la mayoría de los casos los funcionarios no fueron inhabilitados.

De acuerdo con una solicitud de información hecha a la Secretaría de la Función Pública, sobre las sanciones a profesores de los CECyT del Instituto Politécnico Nacional (IPN), 52 maestros y funcionarios de las conocidas como “vocacionales” fueron detectados en actos de corrupción o abuso, pero en muchos de los casos no recibieron ninguna sanción.

En 2015 el profesor del CECyT 13, Héctor Álvarez Bribiesca, fue acusado de tocar el seno de una alumna, sin embargo, no fue inhabilitado en sus funciones. Lo mismo ocurrió en 2013 con Carlos Mario Velázquez Juárez, de la Voca 5, quien jaló el sostén de una estudiante y tampoco recibió sanción.

Según los registros que fueron proporcionados por el IPN, en 2007 se registró “abuso” por parte del profesor Edmundo López, del CECyT 12 hacia una de sus alumnas, pero continuó con sus funciones.

En el CECyT 5 “Benito Juárez” –actualmente cerrado– un profesor fue señalado por no dar clases desde 2010 y evaluar a los alumnos con un juego de azar, pero de acuerdo con los documentos no se registró ninguna sanción.

Algunas otras irregularidades detectadas, según los expedientes, fueron permitir el consumo de alcohol en una práctica de campo; entregar becas sin registro de que los apoyos llegaran al beneficiario; faltas “reiteradas” a sus labores; hasta vender “copias, calculadoras y golosinas” a sus alumnos.

De acuerdo con la información de la solicitud, sólo seis casos de los 52 registrados en el nivel medio superior merecieron sanción.

La primera se registró en 2008 en contra de Héctor Guzmán Laguna, quien solicitó equipo de cómputo a los alumnos del CECyT 5 a “cambio de que les pusieran puntos en el examen, ocasionando un daño patrimonial de 24 mil 525 pesos”. Ahí, se inhabilitó al funcionario por dos años y recibió una sanción económica por 49 mil 50 pesos.

En el mismo acto se encontró como culpable a Iván Flores Gallegos, quien también fue inhabilitado dos años y tuvo que pagar la misma cantidad que Guzmán Laguna.

Según dan cuenta los documentos, existen de igual forma irregularidades en la aplicación de sanciones, ya que en el caso de Carlos Garza Ramos sí se le inhabilitó por un año al no presentar la conclusión patrimonial de 2006, lo mismo ocurrió con Julio Gómez en 2012; sin embargo, fueron los únicos dos casos que ameritaron una pena de los 25 registrados.