Nacional

INEGI y Coneval dejan atrás su ‘pleito’ por datos de pobreza

Aseguraron que este “choque” entre ambas instituciones dejó lecciones a futuro, sobre todo en la comunicación que debe existir entre ambos organismos autónomos.
Rivelino Rueda
26 julio 2016 23:37 Última actualización 27 julio 2016 5:0
Julio Santaella, titular del INEGI, compareció ayer en el Senado. (Especial)

Julio Santaella, titular del INEGI, compareció ayer en el Senado. (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los titulares del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) superaron el diferendo por el método utilizado, por éste último organismo, para medir la pobreza en el país.

Los funcionarios también aseguraron que este “choque” entre ambas instituciones dejó lecciones a futuro, sobre todo en la comunicación que debe existir entre ambos organismos autónomos.

En comparecencias por separado, ante diputados y senadores, el secretario Ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, aseguró que en la divergencia con INEGI, la gran enseñanza que se dejó fue mejorar estadísticas y garantizar la comparabilidad de las cifras.

Recalcó que la institución que preside está preparada para trabajar de la mano del Instituto, para mejorar la metodología para medir la pobreza en el país, sobre todo en los “operativos de campo”.

Hernández Licona llamó a evitar cambios en la metodología que se aplica para realizar estos estudios, principalmente para desechar cualquier sospecha en la forma de medir la pobreza.

“México puede presumirle al mundo una generación que genera estadística y que desde hace muchos años cuenta con gran prestigio nacional e internacional, y que en más de 30 años ha consolidado su rigor y ahora es una instancia autónoma: el INEGI”, enfatizó el titular del Coneval.

En su oportunidad, el presidente de la Junta de Gobierno del INEGI, Julio Alfonso Santaella Castell, rechazó que en la aplicación, vaciado y publicación del Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015, haya habido “dolo o mala fe”.

Aseguró que la institución que preside actúa sin presiones de ningún grupo de interés, y dijo que lo que le corresponde a ese órgano autónomo es “ofrecer las cifras del trabajo en campo, sin juicios y sin pronósticos. Actuamos en el ámbito técnico y no político”, recalcó.