Nacional

INEE reconoce que no hay garantías para evaluar en entidades conflictivas

La consejera del organismo, Sylvia Schmelkes, dijo que la prueba Enlace,  se corrompió por el uso político que se hizo de ella, para castigar a los docentes, por lo que Planea, que al no tener consecuencias negativas, "no será corrompida".
Rafael Montes
21 enero 2015 13:16 Última actualización 21 enero 2015 13:16
Etiquetas
  [Claudio X. González señala que malos resultados en la prueba PISA se deben a que para el ex mandatario, la enseñanza fue un tema secundario / Cuartoscuro]

[Claudio X. González señala que malos resultados en la prueba PISA se deben a que para el ex mandatario, la enseñanza fue un tema secundario / Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO. La consejera presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE), Sylvia Schmelkes, reconoció que el trabajo del instituto que encabeza no está garantizado en las entidades federativas que se oponen a la reforma educativa, Oaxaca, Michoacán y Guerrero, principalmente, pero dijo que al ser un tema político corresponde a la autoridad federal procurar que las evaluaciones puedan aplicarse en esos estados.

"No lo podemos garantizar, es algo que nos rebasa, el INEE ni siquiera hace la aplicación directa, la hace la SEP. Es algo que no", dijo la funcionaria en conferencia de prensa.

Este lunes, el INEE anunció una nueva prueba, Planea, para evaluar el desempeño educativo y que sustituirá a la prueba Enlace, la cual, según el instituto, se corrompió por el uso político que se hizo de ella, para castigar a los docentes.

Schmelkes aseguró que al no tener consecuencias negativas, Planea garantiza que no será corrompida.

"Ahora no tiene consecuencias y no hay motivaciones para corromper la prueba", dijo y explicó que uno de los factores nuevos que ayuda a evitar que se desvirtúe la prueba es que habrá aplacadores externos, capacitados por el propio INEE.

Sin embargo, admitió que podría escapar de su esfera de influencia la aplicación de esta prueba en los estados "conflictivos", en donde la disidencia magisterial se opone a la evaluación educativa.

"Uno esperaría que todos los estados participaran, ese es el deseo, ojalá todos los estados participaran, ojalá todos los alumnos pudieran estar en el censo porque a todo mundo nos sirve esa información, la idea es que si no se levanta información de acerca de lo que están aprendiendo los alumnos, nunca vamos a saber donde están las debilidades y nunca las vamos a poder atender", dijo.

"Y lo mismo pasa en estos estados, uno tendría la expectativa de que si no hay consecuencias en las pruebas, si más bien no hay consecuencias negativas, pero las consecuencias positivas son el poder realmente tener políticas que apoyen a las escuelas en sus debilidades, pues todos los estados y todos los maestros quisieran participar en el asunto, pero no hay manera de garantizarlo", agregó.

Para contrarrestar la oposición, afirmó la consejera presidenta del INEE, "se tratará de hacer una campaña lo más amplia posible para que así sea, pero el problema como sabemos es de naturaleza política que rebasa la esfera de influencia del instituto".