Nacional

Impugnarán que Gutiérrez de la Torre no sea expulsado del PRI 

Armando Barajas  presentó la solicitud de expulsión contra el expresidente del tricolor en el DF bajo el argumento de que la acusación de ofrecer trabajo a mujeres a cambio de que le prestaran favores sexuales había dañado la imagen del partido.
Nayeli Cortés
22 marzo 2015 11:50 Última actualización 22 marzo 2015 12:9
Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, cuando era el líder del PRI-DF. (Cuartoscuro)

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, cuando era el líder del PRI-DF. (Cuartoscuro)

La resolución que absuelve a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre es ilegal, se tomó por “consigna” del presidente del PRI, César Camacho Quiroz y pone en la indefensión a las mujeres del partido, aseguró Armando Barajas y anunció que la impugnará ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Barajas Ruiz presentó la solicitud de expulsión contra el expresidente del tricolor en el DF, bajo el argumento de que la acusación de ofrecer trabajo a mujeres a cambio de que le prestaran favores sexuales había dañado la imagen del partido.

En conferencia de prensa, el priísta reveló que, ilegalmente, la Comisión de Justicia Partidaria recabó la declaración de Sandra Vaca y Priscila Martínez (presuntas engachadoras de las mujeres que laboraban para Gutiérrez de la Torre), el pasado 18 de marzo, pese a que los trabajos para recabar pruebas habían sido cerrados desde mayo de 2014.



Además, agregó, la comisión sesionó con una presidenta sustituta, tomando como base el artículo 16 del reglamento de la citada comisión, pese a que este artículo fue abrogado en noviembre de 2013.


“Queda demostrada la complicidad del dirigente del partido, César Camacho y del secretario de Organización, José Encarnación Alfaro”, concluyó.

El pasado 20 de marzo, la Comisión de Justicia Partidaria del PRI aprobó (con sólo cuatro miembros de sus 7 miembros), no expulsar a Gutiérrez de la Torre. Unicamente suspendió temporalmente sus derechos en tanto la procuraduría capitalina emite sentencia sobre el caso.

Quien asumió el cargo fue Laura Zapata, pese a que la normatividad vigente precisa que es el Consejo Político del PRI, a propuesta del presidente, el que debe aprobar al nuevo presidente.

Antes de la sesión en que el órgano resolvió, la presidente del órgano, Italy Ciani, presentó su renuncia al cargo. Su lugar fue tomado por la presidenta suplente, Aracely Tirado, quien también renunció, bajo el argumento de que por principios no podía tomar una decisión así sobre el caso.