Nacional

Rivera pide por gobierno y legisladores para que ayuden a migrantes

El cardenal se pronunció por disipar el odio contra los migrantes; además, hizo votos para que “en estos tiempos se multipliquen los actos de caridad y justicia”.
Anabel Clemente
01 marzo 2017 12:54 Última actualización 01 marzo 2017 14:12
Norberto Rivera

(Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El cardenal Norberto Rivera y los feligreses que acudieron a la celebración del Miércoles de Ceniza en la Catedral Metropolitana pidieron por los gobernantes y legisladores mexicanos, para que se opongan a las injusticias contra los migrantes.

“Para que el señor ilumine la mente de los gobernantes y los legisladores, les otorgue una clara visión del futuro y los llene de sabiduría para oponerse a las injusticias que se cometen contra los mexicanos en el exterior”, fue la petición durante la misa con motivo del inicio de la Cuaresma.

Durante su homilía, el cardenal señaló que los actos que no basta cambiar de moral “es necesario algo más profundo”, se pronunció por disipar el odio contra los migrantes; además, hizo votos para que “en estos tiempos se multipliquen los actos de caridad y justicia”.



“Ojalá y que nosotros en este tiempo multipliquemos nuestros actos de caridad, de justicia, de piedad, de austeridad; pero sepamos que eso no basta para la conversión a la cual somos invitados. Ojalá y que nosotros tengamos obras nuevas de justicia, obras nuevas de amor para con el prójimo, una relación nueva con nuestro entorno. Pero no basta”, añadió.

IGLESIA CATÓLICA INSTALA CASAS PARA MIGRANTES


El secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Alfonso Miranda Guardiola, dijo que hay cerca de 70 lugares de atención a migrantes instalados por la Iglesia en el país.

Y ante la necesidad de voluntarios y apoyo económico, lanzó un llamado a autoridades, sociedad y empresarios a cerrar filas con ellos.

“La invitación es a todos los ciudadanos a detectar las casas de migrantes que están en el norte, centro y sur del país y tener una mayor generosidad, tanto en tiempo en el servicio como compartir víveres, agua, alimento, todo eso se ocupa”, explicó.

Aseguró que algunas casas de migrantes en el norte están saturadas.

Explicó que en las casas de migrantes, los voluntarios que ofrecen sus servicios para apoyar a tanto a migrantes de tránsito como deportados, son insuficientes.

Asimismo, destacó que los recursos con los que se atiende a esta población provienen básicamente de los donativos diarios de los feligreses.

“Económicamente, las casas de migrantes se sostienen a través de los donativos que reciben de la propia comunidad donde está inserta la casa del migrante, así como del apoyo por parte del gobierno --nada más que habría que ver cuánto y cómo--, y también algunas son de parroquias, algunas son de congregaciones religiosas, que buscan a los amigos más cercanos para poder subsistir”, dijo.

El obispo aseguró que no hay una propuesta para una colecta nacional, aunque dijo que existe la posibilidad de plantearlo en la próxima Asamblea General de la CEM, en abril próximo.

Dijo que a diferencia de Estados Unidos, en México no existe el apoyo de barras de abogados para asesorías legales de quienes se hospedan en esos refugios, más bien se trata de profesionistas que donan su tiempo y honorarios para asesorar.

Explicó que la solidaridad religiosa hacia la comunidad migrante no es sólo de la Iglesia católica, pues sinagogas y templos cristianos se han sumado en la protección de los connacionales brindando sus espacios para apoyarlos.

“Estamos en una comunicación completa con la Subsecretaría de Asuntos Religiosos, con el director de Asociaciones Religiosas para también tratar de cómo podemos trabajar juntos, ahorita se trata de cerrar filas, sociedad, gobierno, iglesia. Ahorita se trata de sacar lo mejor que tenemos como mexicanos, empezando por nosotros mismos”, sostuvo.