Nacional
LA SILLA ROJA

Gobierno trató con desdén el tema de espionaje: Camarena

Desdén, advertencias y poca capacidad del gobierno federal para responder al tema del espionaje fueron los temas centrales de los que Salvador Camarena y Juan Pardinas hablaron en La Silla Roja.
Redacción
23 junio 2017 20:49 Última actualización 25 junio 2017 22:0
Salvador Camarena

Salvador Camarena


Tras las acusaciones de espionaje telefónico realizado por parte del gobierno las cuales fueron señaladas por diversos periodistas y activistas, el columnista Salvador Camarena y Juan Pardinas, director del IMCO, coincidieron en que la respuesta gubernamental fue amenazante.

“Lo han hecho muy mal”, aseguró Camarena, “al parecer ni siquiera tuvieron la capacidad de hacer nada.

La respuesta gubernamental fue desdén y advertencia de: vamos a ir como gobierno contra todos estos que han hecho este señalamiento”, agregó.

El especialista de El Financiero dijo que desde el 2015 fue espiado cuando formaba parte del equipo de investigación de Carmen Aristegui en MVS, y que las palabras del ejecutivo acerca de las denuncias de espionaje son agresivas.

Acerca de los mensajes, Camarena relató que eran de una naturaleza sexualmente explícita y coincidieron con el periodo durante el cual comenzó la organización de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Estas prácticas sobrepasaron la frontera de lo público y lo privado, esto termina por generar miedo en la sociedad, opinó Juan Pardinas, director del IMCO.

“La privacidad es una de las bases de la civilización”, comentó, “cuando descubres que el gobierno de tu país puede quebrantar esos muros, da miedo”.

Pardinas mencionó que pudo haber sido espiado desde 2016 debido a querellas con el gobierno de Quintana Roo, y agregó que los mensajes recibidos eran intimidatorios y buscaban alterar su vida familiar.

Los mensajes eran de naturaleza desafiante”, dijo, “mandaban mensajes a mi pareja cuestionando la perspectiva monogámica del matrimonio”.

El director del IMCO advirtió que de no poner freno a este tipo de actividades, las instituciones autónomas podrían ver violada su privacidad y eso podría tener “implicaciones graves para el gobierno de un país”.