Nacional

Función Pública culpa a Dictec y SCT-Morelos por falla en coladera del Paso Express

El Centro SCT de Morelos y la empresa supervisora, Desarrollo de Ingeniería Civil y Tecnología, SA de CV, no solicitaron reparar el sistema de alcantarillado del tramo defectuoso.
Everardo Martínez 
14 septiembre 2017 23:35 Última actualización 15 septiembre 2017 5:0
Paso Express

Paso Express (Cuartoscuro)

El socavón del Paso Express, que terminó con la vida de dos personas en julio, se provocó porque el Centro SCT de Morelos y la empresa supervisora, Desarrollo de Ingeniería Civil y Tecnología, SA de CV (Dictec), no solicitaron reparar el sistema de alcantarillado del tramo defectuoso.

“El residente del servicio relacionado con la obra pública, al no haber dado el seguimiento a las necesidades del proyecto, no logró que mediante el contrato de servicios se elaborará un diseño adecuado para la alcantarilla, para su posterior construcción; teniendo como consecuencia que se presentara la falla en el Km. 93+857 el día 12 de julio de 2017”, señaló la auditoría de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

El residente del servicio en este caso es el servidor público que el Centro SCT designó como su representante ante el contratista y es responsable directo de la supervisión, vigilancia, control y revisión, de acuerdo con el Artículo 53 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

La SFP recomendó que el nuevo director general del Centro SCT de Morelos, Héctor Armando Castañeda Molina, elabore un informe circunstanciado “que aclare y/o justifique las razones por las que omitió, conjuntamente con la supervisión contratada, considerar en su momento las recomendaciones técnicas sugeridas que pudieron evitar fallas, como la ocurrida en el kilómetro 93+857”.

Y es que la Comisión Estatal del Agua de Morelos recomendó al Centro SCT mediante un oficio, del 31 de octubre de 2016, que el tubo existente del tramo 93+857 del Paso Express debía cambiarse, al presentar desbordamientos porque era insuficiente.

Como no se dio seguimiento a esa recomendación, el 12 de julio pasado se formó un socavón luego de que la alcantarilla tronara y humedeciera la tierra bajo la carpeta de concreto.

La auditoría señaló que la obra tiene irregularidades desde el proceso de licitación hasta la entrega, las cuales ascienden a mil 34 millones de pesos, cerca de la mitad del costo final de la obra que fueron 2 mil 213 millones de pesos.