Nacional

Lo económico está antes que todo, afirma EPN

Enrique Peña Nieto, presidente de México, subrayó que una de las prioridades de su administración ha sido mantener la estabilidad macroeconómica, lo cual ha implicado tomar difíciles como el ajuste para liberalizar el precio de las gasolinas.
Eduardo Ortega 
28 febrero 2017 20:14 Última actualización 01 marzo 2017 5:0
Enrique Peña Nieto, presidente de México. (Foto @SE_mx)

Enrique Peña Nieto, presidente de México. (Foto @SE_mx)

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno federal priorizará siempre la estabilidad macroeconómica sobre cualquier interés político de corto plazo, aseveró el presidente Enrique Peña Nieto.

Al participar en la 73 Asamblea Anual 2017 de la Cámara de la Industria de Transformación (Caintra) de Nuevo León, subrayó que una de las prioridades de su gobierno ha sido mantener la estabilidad macroeconómica, lo cual ha implicado tomar decisiones difíciles como el ajuste en el precio de las gasolinas.

El mandatario reiteró que la negociación a partir de junio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) será integral de los temas comerciales, migratorios y seguridad, asegurando que la dignidad de los intereses de México sean siempre respetados. “Será una negociación compleja que llevará su tiempo. Buscaremos, por un lado, disipar la incertidumbre lo antes posible. Y, por el otro, eficacia para lograr acuerdos que beneficien el interés de México”, anticipó.

De acuerdo con el Ejecutivo, la historia de otras naciones debe ser lección y debe servirnos de referente para realmente atender lo que queremos para nuestra nación.

“Es cierto en un país democrático cabe la crítica que siempre será bienvenida, cabe la oposición, cabe las expresiones de aquellos que son detractores eventualmente de la oposición de un gobierno, pero eso sólo ocurre en un país democrático, cuando perdemos esa condición, nada de eso ocurre”, dijo.

RIESGOS AFUERA Y ADENTRO  

El presidente entrante de la Caintra, Juan Ignacio Garza Herrera, aseguró que el peor escenario para México y Estados Unidos es una renegociación negativa del TLCAN, que destruya las cadenas de valor que se formaron entre ambos país.

Afirmó que México enfrenta riesgos tanto externos como internos, ya que el gasto del gobierno federal aumentó un 4% en 2015 y un 6% en 2016, mientras que la inversión en capital físico descendió 8%.

“La estabilidad macroeconómica que caracteriza a nuestra economía está en riesgo. Economistas señalan que mantener un déficit de cuenta corriente y fiscal de alrededor del 3% del PIB por años se convierte en el campo propicio para crisis económica”, dijo.