Nacional

En Morelos 20 mil familias esperan que lleguen más manos

Miles de personas salieron de sus casas para auxiliar a la población afectada. Se instalaron al menos 74 albergues en toda la entidad, seis son operados por el ejército, una docena han sido ubicados en Jojutla, y a lo largo del día la asistencia civil se incrementó.
Amílcar Salazar
20 septiembre 2017 22:57 Última actualización 21 septiembre 2017 5:0
La sociedad civil fue la primera en llegar a auxiliar a los afectados en Jojutla.

La sociedad civil fue la primera en llegar a auxiliar a los afectados en Jojutla.

En Jojutla, Morelos, tampoco se sabía bien a bien el daño del terremoto del 19 de septiembre pasado. Ahí al menos 10 mil viviendas habían quedado afectadas y los damnificados se cuentan por cientos.

Aquí la sociedad civil llegó primero. Y a diferencia de la clase política, sí se adentró en las ruinas. Miles de personas salieron de sus casas para auxiliar a la población, ya sea para repartir una torta, una botella de agua o colaborar con la remoción de escombros.

Se han instalado al menos 74 albergues en toda la entidad, seis son operados por el ejército, una docena han sido ubicados en Jojutla, y a lo largo del día la asistencia civil se incrementó. Al menos diez hospitales resultaron afectados en Morelos. En este municipio, el hospital general “Doctor Ernesto Meana San Román” fue desalojado ante los daños que tuvo, los pacientes fueron ubicados de manera momentánea en áreas externas, se instaló un hospital inflable en el estacionamiento de una tienda de autoservicio y se realizan traslados, de la Comisión Nacional de Seguridad a la Ciudad de México.

La clínica del IMSS quedó en la banqueta, pero abierta a toda la población, personal pide “utilizar el servicio con medida”.

Escuelas e iglesias quedaron en ruinas, bancos y tiendas departamentales cerraron sus puertas, pero fueron los pequeños y medianos comercios los más afectados, con pérdidas incalculables para el gobierno estatal.

Los servicios primarios, como la electricidad o el agua potable, han regresado de manera inestable, pues al menos tres plantas tratadoras que alimentan el servicio al municipio quedaron averiadas.

Datos preliminares estiman que 20 mil familias resultaron afectadas en la entidad. En este municipio tres mil casas se han reportado con daños estructurales, pero las cifras podrían ser más catastróficas.

Para el municipio, a 70 kilómetros del epicentro y uno de los más antiguos del país, la ayuda espera.

En tanto, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, informó que el número de escuelas dañadas en la entidad gobernada por Graco Ramírez asciende a 48.

Agregó que en esa entidad, al igual que en el Estado de México y en Guerrero, las clases se mantendrán suspendidas por hoy y hasta nuevo aviso.