Nacional

En menos de un minuto, roban a comensales de restaurante en la Roma

El restaurante-bar 'Tonalá' fue asaltado la noche del martes por un grupo de hombres armados; las víctimas, entre trabajadores y comensales, dijeron que se llevaron celulares y pertenencias. 
David Saúl Vela
23 agosto 2017 11:42 Última actualización 23 agosto 2017 13:7
pistola

[Son probables responsables del robo del vehículo que transportaba equipo hospitalario en desuso. / Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.- Al grito de "esto es un asalto, agachen la cabeza y no se muevan", un grupo de sujetos armados asaltó el restaurante - bar Cine Tonalá, ubicado en la colonia Roma, delegación Cuauhtémoc.

En menos de un minuto, los ladrones, quienes vestían ropas oscuras y gorras, despojaron a los comensales de teléfonos celulares, carteras, computadoras, entre otras pertenencias. También robaron la cuenta del día del lugar.

Testigos narraron a El Financiero que los hechos ocurrieron a las 22:20 horas del martes. En el lugar, ubicado en la calle de Tonalá, número 261, había al menos 20 personas entre comensales y personal de servicio del lugar.

De pronto, los ladrones irrumpieron y comenzaron las amenazas, lo que causó momentos de pánico entre los presentes, muchos se alteraron y otros incluso entraron en estado de shock, aunque nadie salió herido.

“Había quedado de verme en la zona del restaurante-bar del Tonalá con un amigo con el que estoy armando un proyecto de trabajo, incluso llevábamos computadora y todo.

Mientras cenábamos entró un tipo de gorra blanca gritando ´esto es un asalto, agachen la cabeza y no se muevan, la mirada al piso´, detrás de él entraron otros hombres, entre 4 y 5, y comenzaron a despojarnos de todo”, contó una víctima.

Explicó que al principio pensó que era broma, pero cuando vio las pistolas apuntando a la gente, tuvo que acatar la orden de bajar la mirada y entregar los objetos de valor que llevaba, entre ellas, su teléfono móvil y computadora.

“Ellos iban poniendo las pertenencias en mochilas. Se metieron hasta la caja del restaurante donde, supongo, también robaron el dinero de la cuenta del día”, explicó la víctima quien pidió el anonimato por temor a represalias.

Detalló que, aunque fue muy rápido, le pareció eterno, e incluso una vez que ya no se escuchaban gritos, todos se quedaron pasmados un rato, pues tenían la idea de que en el lugar todavía estaba uno de los ladrones.

“Cuando se fueron los asaltantes, no se escuchó ruido de moto o carro arrancar. No sé cómo se muevan. Sospechosamente un día antes había reportado un asalto a mano armada en Viaducto y Medellín, muy cerca de ahí, y era un tipo también de gorra”, explicó.

Una vez que todo pasó, los encargados del lugar cerraron las puertas del lugar con reja. Quienes “alcanzaron a salvar su celular” llamaron de inmediato al número de emergencia 911.

Luego de cinco minutos llegaron varias patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, pero era demasiado tarde, los ladrones habían escapado del lugar sin dejar rastro.

“Los policías comenzaron a preguntar si alguien identificaba a los ladrones, o si podía rastrear algún celular de los que se llevaron para poder localizarlos, pero no había dispositivos para rastrear, todo fue en vano”, agregó la víctima.

Señaló que conforme se retiraban, la policía pidió a las víctimas sus datos para que en su momento fueran a declarar ante el Ministerio Público de la Fiscalía en Cuauhtémoc donde se inició una carpeta de investigación.