En Iztapalapa perdieron casa, comida, agua... y demandan atención
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En Iztapalapa perdieron casa, comida, agua... y demandan atención

COMPARTIR

···
Nacional

En Iztapalapa perdieron casa, comida, agua... y demandan atención

Dione Anguiano lo perdió todo con el sismo del 19 de septiembre. Ropa, muebles, joyas, documentos quedaron bajo los escombros de su departamento en Paseo de las Galias 47, Lomas Estrella, en Iztapalapa.

David Saúl Vela 
29/09/2017

“Creen que somos ricos, por eso no nos han puesto atención, ni los medios ni la jefa delegacional, Dione Anguiano, se han parado aquí, la ciudad no es sólo el colegio Rébsamen, la Roma o la Condesa”, acusa Ruth Hernández.

Esta mujer lo perdió todo con el sismo del 19 de septiembre. Ropa, muebles, joyas, documentos quedaron bajo los escombros de su departamento en Paseo de las Galias 47, Lomas Estrella, en Iztapalapa. Ahí, cinco personas murieron.

“Una familia completa murió, otro muchacho perdió a su esposa, que no pudo salir, y en mi caso lo perdí todo, literalmente, sólo me quedé con lo puesto, ni las escrituras del departamento pude sacar”, recuerda entre llantos.

Detalla que el día el 19 de septiembre salió a trabajar y cuando regresó todo estaba en caos. “Ya no nos dejaron entrar, el edificio quedó a punto del derrumbe, de hecho, las escaleras se cayeron, ahí fue donde murió la gente”, dice.

,,

En entrevista con El Financiero, Hernández, quien hace de vocera de sus vecinos, asegura que el día del temblor “vino la delegada un rato y no ha vuelto, yo entiendo que está muy ocupada, hay muchas cosas, pero creo que sí necesitamos cuando menos un apapacho”.

Lomas Estrella es una de las colonias con mayor plusvalía en la zona suroriente de la capital. Un departamento nuevo en la zona cuesta arriba de 3.5 millones de pesos.

“Creo que la gente piensa que somos ricos, que como se nos cayó nuestro departamento nos vamos a ir a una casa en las Lomas de Chapultepec y no es cierto, esto es lo único que tenemos, nuestro único patrimonio, son 30 años de esfuerzo, todo en ruinas”, asegura.

Esta mujer y al menos 30 personas más viven ahora en un campamento que instalaron en un camellón. Cada familia tuvo que llevar su casa de campaña. Los vecinos les ayudan con víveres.

Explica que los vecinos saben que la reconstrucción no va a ser rápida y por tanto insiste en que no saben sobre su futuro.

“Ni siquiera asesoría hemos recibido para solicitar apoyo sobre trámites, recuperación de documentos, y el problema es que tampoco nos podemos mover de aquí, porque tenemos que cuidar lo único que tenemos, los víveres que la gente amablemente nos trae”, dice.

,