Nacional

En capilla, tres diputados que trabajaron en el gobierno de Padrés Elías

El diputado Javier Neblina fue titular de Desarrollo Social con Padrés y es acusado de desvío de recursos públicos. Uno más es el diputado Agustín Rodríguez fue secretario particular de Padrés y es acusado de armar el escándalo creado en torno a Gisela Peraza.
Víctor Chávez 
01 enero 2017 22:42 Última actualización 02 enero 2017 5:0
ME Padrés. (Cuartoscuro)

ME Padrés. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Con el exgobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés, en la cárcel, por lo menos tres de sus cercanos excolaboradores que hoy son diputados federales se encuentran en capilla y susceptibles de ser llamados a cuenta, advierten fuentes de la propia bancada panista en San Lázaro.

El propio diputado Javier Neblina Vega, de las mayores confianzas de Padrés, ya anticipó que la actuación penal del gobierno federal, más que jurídica, lo que viene es una clara venganza política.

“Consideramos que no es una medida de procuración de justicia, sino una venganza política, de linchamiento y de persecución”.

Y es que sobre Neblina también pesan denuncias por desvío de recursos públicos de cuando fue secretario de Desarrollo Social, lo que le mereció que el Tribunal Estatal Electoral (TEE) lo inhabilitara para ocupar cargos públicos por dos años, tras comprobarse que incurrió en actos anticipados de campaña en 2012.

En contra de Neblina se atendió la denuncia del representante de la organización Unidad Revolucionaria del PRI, Gerardo Ceja, quien presentó pruebas ante el Consejo Estatal Electoral, por desvío de recursos públicos para campañas.

El diputado Agustín Rodríguez, otro de los más cercanos al exgobernador como su secretario particular, es señalado como operador del escándalo creado en torno a Gisela Peraza, la extrabajadora doméstica de Guillermo Padrés, cuyo abogado, Juan Antonio Ortega García, anunció que Rodríguez Torres tiene una orden de aprehensión que no se puede ejecutar por su fuero constitucional. La afectada, que pasó cuatro años en prisión, acudió hasta San Lázaro a denunciar que sus derechos humanos fueron violentados, al ser víctima de tortura y encarcelamiento injustificado, y por ello exige justicia y que Rodríguez Torres pierda el fuero, para que la orden de aprehensión en su contra pueda ser ejecutada.

Además, Agustín Rodríguez es dueño del Rancho “El Durazno”, administrador del Club de Golf Palofierro, operador del Grupo Hotelero H y A, S.A. de C.V, y quien fue ya también presidente de la CANACO-Cananea y de la Unión Ganadera Regional Sonora. Sobre este personaje hay también una denuncia administrativa y penal de la Contraloría General y Fiscalía Anticorrupción del estado, por presuntos actos de corrupción.

Entre los legisladores figura la diputada Teresa Lizárraga Figueroa, exdirectora del ISSSTESON, cuyo nombre figura en la denuncia por un quebranto por seis mil 101 millones de pesos, que se encontró en el ISSSTE de Sonora, según denunció Enrique Claussen Yberri, director de esa institución.

“El ISSSTESON está quebrado por la corrupción, y habrá consecuencias, la prueba está en que denunciamos los hechos”, denunció en diciembre del año pasado, recuerdan en el PAN.