Eli de Gortari (1918-1991)
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Eli de Gortari (1918-1991)

COMPARTIR

···

Eli de Gortari (1918-1991)

El filósofo mexicano asumió que era función de los universitarios producir conocimiento además de ponerlo al servicio de la sociedad.

Carlos Illades
07/05/2018
Actualización 07/05/2018 - 9:56
logo Carlos Illades
Opinión

El 28 de abril pasado se conmemoró el centenario del nacimiento de Eli Eduardo de Gortari, pionero de la moderna filosofía e historia de la ciencia en nuestro país. De Gortari realizó sus estudios superiores e hizo su socialización política durante el cardenismo. En este periodo de grandes reformas, el joven estudiante asumió que era función de los universitarios producir conocimiento además de ponerlo al servicio de la sociedad. Y, como buen ingeniero, pensó que la ciencia servía para resolver problemas: así de sencillo y así de difícil.

De Gortari no se conformó con la práctica profesional, sino que profundizó en las ciencias exactas y cursó en los cuarenta la maestría en Filosofía, esto es, en una época en que los posgrados eran una rareza. Se incorporó como profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, impartiendo la cátedra de Lógica, Filosofía de la Ciencia y Metodología. Al finalizar la década, y orientado por la certeza de que la ciencia es unitaria, De Gortari formó junto con Samuel Ramos y Guillermo Haro el seminario de Problemas Científicos y Filosóficos de México, el cual permanece vigente. En 1955, De Gortari obtuvo el doctorado en Filosofía con su 'Teoría del juicio y de la inferencia en la lógica dialéctica'.

Adolfo Sánchez Vázquez, al inicio de su carrera ayudante de Eli de Gortari, dijo que éste fue el primer filósofo marxista “de carne y hueso” que conoció, pues esa corriente en la Universidad Central de Madrid de la década de los treinta era prácticamente inexistente. La valoración positiva de la Revolución de Octubre y la problematización de la Lógica acercaron a De Gortari al marxismo. Después de la Segunda Guerra Mundial, tanto en el bloque socialista como en el marxismo continental existieron tentativas de trascender la lógica formal y postular la lógica dialéctica que daría cuenta de la contradicción y el movimiento del pensamiento. Henri Lefebvre, en Francia; Béla Fogarasi, en Hungría; y De Gortari, en México, se embarcan en la aventura. Muy a tono con el diamat soviético, La ciencia de la lógica (1950) de este último pronto se tradujo al ruso.

Sin suspender el trabajo académico, y crecientemente interesado en la historia de la ciencia, De Gortari fue designado en 1961 rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo, cargo que hubo de abandonar dos años después por un conflicto entre la institución y el gobierno estatal. En medio de la zozobra personal y familiar a causa de este acto de fuerza, en 1963 De Gortari tuvo la satisfacción de ver publicado por el Fondo de Cultura Económica La ciencia en la historia de México. Como bien señaló el filósofo en 1979, desde el capítulo de 'Porfirio Parra en México, su evolución social (1900-1902)', la magna obra dirigida por Justo Sierra, no se había realizado un trazo histórico de gran calado con respecto de este tema. Mientras Parra empleó la herramienta positivista en su análisis, De Gortari desplegó el materialismo histórico, resaltando en su investigación la conexión de la sociedad, la economía y la organización estatal e institucional con el desarrollo científico nacional. Aparte de su erudición científica, el relato del profesor universitario mostró un conocimiento profundo de la historia mexicana, produciendo el primer trabajo sólido y sistemático de la historiografía marxista en nuestro país.

No obstante la amarga experiencia en la Nicolaita, el compromiso político de Eli de Gortari volvió a aflorar en el movimiento estudiantil de 1968. El filósofo participó en la coalición que formaron los profesores para apoyar a los jóvenes. Ello le costó la cárcel al igual que a José Revueltas, Heberto Castillo y muchos otros. De acuerdo con Elena Poniatowska, De Gortari no perdió el aplomo cuando la policía lo aprehendió afuera de su casa el 18 de septiembre de 1968: “avisa a los amigos”, alcanzó a decir a su segunda esposa. Por el contrario, cuando las autoridades de Lecumberri “soltaron” a los presos comunes para que atacaran a los presos políticos y saquearan las crujías, “De Gortari, doctor en filosofía, pierde… por desgracia originales irrecuperables en los que invirtió años enteros de labor. Me abrazó gimiendo de pena cuando nos encontramos en su celda devastada”, apuntó Revueltas en su diario de prisión. El 26 de enero de 1971 excarcelaron al historiador de la ciencia. Si bien ya había ganado un amplio reconocimiento por su magisterio, en el último tramo de su vida recibió los máximos galardones universitarios y escribió, entre múltiples títulos, el Diccionario de la lógica (1988). Riguroso, pero también irreverente, De Gortari publicó en 1988 el Silabario de palabrejas. Falleció en la Ciudad de México el 29 de julio de 1991.

Autor de El marxismo en México. Una historia intelectual (Taurus, 2018).