Nacional

'El Yorch' era 'activista', pero comercializaba con coca y mariguana

La PGR detuvo al presunto narcomenudista Jorge Emilio Esquivel Muñoz, conocido como 'El Yorch', se le encontró un maletín con 50 envoltorios de cocaína en piedra, 26 pastillas psicotrópicas Rivotril y 300 gramos de mariguana en greña.
Felipe Rodea
26 febrero 2016 0:12 Última actualización 26 febrero 2016 4:55
Jorge Emilio Esquivel, acusado de narcomenudeo. (Cuartoscuro)

Jorge Emilio Esquivel, acusado de narcomenudeo. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La PGR detuvo al presunto narcomenudista Jorge Emilio Esquivel Muñoz, conocido como El Yorch, quien salía del auditorio Justo Sierra de la UNAM, donde reside de manera irregular un grupo de activistas autonombrado Okupa-Che.

Fue capturado alrededor de las 22:00 horas, en atención a una denuncia ciudadana. Los agentes de la Policía Federal Ministerial se trasladaron a la colonia Ampliación Molino de las Rosas, donde los vecinos aportaron datos de los lugares en que el detenido vendía droga.

A El Yorch se le encontró un maletín con 50 envoltorios de cocaína en piedra, 26 pastillas psicotrópicas Rivotril y 300 gramos de mariguana en greña.

Este sujeto ya había tenido un ingreso al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, el 2 de octubre de 2013, cuando fue consignado por destrozos en la vía pública y en agravio de transeúntes.

Esquivel Muñoz, quien ni siquiera es estudiante de la UNAM, fue enviado de inmediato a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Narcóticos Destinados al Consumo Final de la SEIDF, en donde el agente del Ministerio Público de la Federación comenzó el interrogatorio de ley y ejerció acción penal en su contra.

En tanto, los integrantes de Okupa-Che reconocieron que El Yorch es parte de su grupo de “estudiantes en pie de lucha por las injusticias que cometen autoridades educativas”, y que residen en el auditorio Justo Sierra, que ellos denominan Che Guevara, desde hace más de dos años y se dedica a dar cursos de comida vegana y realizar diversas actividades.

Ya en mayo de 2015, la Universidad Nacional indicó en un comunicado que “otra preocupación constante en cuanto a la seguridad es la de que exista consumo, venta y distribución de drogas” en las instalaciones universitarias.

En 2014, detalló que se detectó a 46 personas vinculadas con esas actividades y presentó la acusación correspondiente y se abrieron seis averiguaciones previas.