Nacional

'El Ojos' pagaba artistas para las fiestas de
la delegación Tláhuac

Una de las formas en las que 'El Ojos' logró crear una base social, lo que le permitió optimizar la operación de su grupo criminal, fue haciendo eventos donde tenían la presencia de grupos de renombre nacional como José Ángel Ledezma, 'El Coyote'.
David Saúl Vela 
09 agosto 2017 23:44 Última actualización 10 agosto 2017 5:0
ddd

Captura del video en el que El Micky, hijo del Ojos, convive en la coordinación territorial de Tláhuac, con un cantante. 

CIUDAD DE MÉXICO.- Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, hacía aportaciones económicas “importantes” para obras sociales, además de fiestas patronales en diversos pueblos de Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta.

Estos eventos tenían la presencia de grupos de renombre nacional como José Ángel Ledezma, El Coyote, quien se presentó el 7 de febrero pasado en un evento masivo con motivo de la fiesta de Santiago Zapotitlán, delegación Tláhuac.

Esa era una de las formas en las que El Ojos logró crear una base social, lo que le permitió optimizar la operación de su grupo criminal, dedicado a la distribución de droga al menudeo en diversas colonias de las citadas delegaciones.

Vecinos de la zona advirtieron que durante la presentación de El Coyote y su Banda Tierra Sana, se observó que Miguel Ángel Pérez, El Micky, uno de los hijos de El Ojos, siempre estuvo muy cerca al cantante.

Explicaron que en principio hubo un concierto masivo y posteriormente el cantante fue conducido por la gente de Felipe de Jesús a la Coordinación Territorial de Tláhuac, donde improvisó, pues cantó para un público más reducido y a capela.

De hecho, los vecinos mostraron varios videos subidos a las redes sociales, en los que se aprecia la presencia de El Coyote en la coordinación territorial y junto a él un hombre vestido de negro que, a decir de los vecinos, es el Micky, detenido el 19 de mayo en Acapulco, Guerrero, durante la celebración del AcaMoto 2017, por el delito de homicidio calificado y actualmente preso en el Reclusorio Norte.

Los vecinos, que no están de acuerdo con apoyar al crimen organizado, consideraron que así es como se puede explicar la reacción del 20 de julio pasado cuando el capo fue abatido por elementos de la Marina-Armada.

Ese día, además de narcobloqueos, la gente comenzó a pegar en sus puertas, en las esquinas y postes una serie de cartelones de apoyo a El Ojos a quien deslindaban de ser delincuente.

“El señor Felipe no roba, ni extorsiona, no secuestra, al contrario, castiga a quien lo hace, nos da empleo honrado en mi moto que es el sustento de mi familia, no es un delincuente”, decía una de las pancartas difundidas.

De hecho, las investigaciones de las autoridades revelaron que El Ojos tenía a su servicio a una flotilla de más de 300 mototaxis a cuyos choferes utilizaba, no solo para dar el servicio, sino para distribuir droga y como halcones.

Muchos de esos mototaxistas fueron los que realizaron los narcobloqueos y acudieron al sepelio del Ojos. Eran cientos de personas que no sólo le llevaron música, sino que lo vitoreaban y negaban ante los representantes de los medios de comunicación que éste fuera un delincuente como lo dicen las autoridades.