Nacional
perfil
José Murat, exgobernador de Oaxaca

El oaxaqueño que encumbró a 'Los Chuchos' en el sol azteca

En medio de la negociación para que su hijo, Alejandro, sea candidato a la gubernatura que él alguna vez ocupó, Murat es puesto bajo escrutinio público por el NYT, que evidenció una riqueza inexplicable.
Alejandro Sánchez
12 febrero 2015 0:4 Última actualización 12 febrero 2015 8:16
José Murat, exgobernador de Oaxaca. (Archivo/Cuartoscuro)

José Murat, exgobernador de Oaxaca. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Cuando apareció la primera publicación de una serie de reportajes en The New York Times que evidencian su riqueza inexplicable, José Murat intensificaba un cabildeo local para encaminar la candidatura de su hijo Alejandro al gobierno de Oaxaca.

Todavía hace no muchos días los influyentes hermanos oaxaqueños de apellido Serrano Toledo, del PRD, específicamente de la corriente de Los Chuchos (diputado federal y dirigente moral local), rindieron honores a Alejandro en una recepción que incluyó comilona y música en vivo.

La estrecha relación, incluso entrañable, entre José Murat y Jesús Ortega, líder moral del partido de izquierda, se mantiene intocable. “Es mi compadre”, ha presumido el oaxaqueño de 1.90 metros aproximadamente y ojos verdes por su descendencia iraquí.

Saben priistas y perredistas de Oaxaca que la operación política que Murat hizo en favor de Ortega durante la competencia de éste por la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática, fue la primera estocada al toro arisco en que se estaba convirtiendo el lopezobradorismo. Es decir, gracias al priista Los Chuchos son lo que son en el partido.

Por eso no tuvo complicaciones para sentarlo en la mesa del Pacto por México en el arranque del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Murat se forma como político con el antiquísimo esquema del nacional revolucionario, que reconoce en las clases obreras y campesinas, y después popular, el factor social más importante de la colectividad, pero que con el tiempo se convirtieron en máquinas electorales.

El más reconocido operador electoral del PRI de los últimos tiempos: Ulises Ruíz, fue descubierto y preparado por Murat. Le regaló la candidatura al gobierno y una vez ganada muy pronto se enemistaron a muerte. Su alumno no cumplió, ha dicho el propio Murat, una serie de acuerdos establecidos.

Una característica que destacan priistas y opositores, respecto a antecesores recientes y sucesores suyos en el gobierno, es que todo lo que olía a conflicto social el propio Murat se presentaba personalmente y lo atendía.

“No delegaba nada”, dice un líder de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, con quien ha llevado una especie de relación de acercamiento y rechazo a la vez. Desde que era gobernador se rumoraba en la entidad que era dueño de algunos negocios y propiedades que poseía en Estados Unidos, pero Murat, con ese tono de voz escandaloso que lo caracteriza y mal hablado como suele ser, mandaba al carajo a la gente.

“Sí son mis amigos, no anden repitiendo eso, cabrones”, decía a los propios líderes de oposición y priistas que aún prefieren estar en el anonimato por la influencia que Murat aún tiene en el estado.

La dirigencia local es comparada como un jamón en un sándwich porque por un lado tienen el peso de Murat y por el otro el de Ulises Ruíz, quien al igual tiene a sus representantes en diversas posiciones vigentes. Ramírez es visto, en el interior del PRI, como un hombre al que saben impresentable públicamente, pero necesario por su efectividad en la operación política. Tiene cercanía discreta con Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación.

De estirpe echeverrista, Murat se fortaleció después de que el presidente de la República fue apedreado en una visita en la Universidad Nacional Autónoma de México y él y sus amigos lo protegieron hasta llevarlo a salvo afuera de la máxima casa de estudios. Entonces la política entró en forma directa en su vida.

Habilidoso, excelente negociador y un tipo explosivo son las características y adjetivos más comunes que suelen mencionarse cuando se pregunta a políticos destacados de Oaxaca por él. Pero hay quienes se cuestionan si después de lo publicado en The New York Times, el presidente Peña Nieto dejará que se quede con la candidatura al gobierno estatal o se allana el camino a favor de Héctor Pablo Ramírez Puga, el hombre cercano a Luis Videgaray, secretario de Hacienda, quienes establecieron relación cuando eran diputados federales.

Todas las notas NACIONAL
Se tambalea caso Iguala si 10 detenidos la libran al alegar tortura
El BID alerta: inalcanzable para México nivel educativo de la OCDE
En la cárcel, Rubén Núñez cobró $500 mil por “dar clases”
Rechazan expertos la iniciativa por peligrosa y regresiva
Rectifica Mancera y corrige artículo con el que quería cobrar plusvalía
OEA defenderá derechos de los migrantes deportados por Donald Trump
Denuncia PRI ante el INE a Ricardo Anaya por spots ahora en radio
Avanza nueva Ley de Víctimas en San Lázaro
CDMX invertirá 110 mdp para espacios públicos en 2017
Nada obliga a México a pagar el muro de Trump, asegura Ruiz Massieu
SCJN frena remoción de Cuauhtémoc Blanco
Envían diputados un 'llamado de atención' a Luis Miranda
Semar incauta más de una tonelada de metanfetamina en Sinaloa
Refrenda gobierno federal apoyo a Chihuahua en materia de seguridad
Saturado el Semefo por violencia en Guerrero
CNTE anuncia paro magisterial y bloqueo de vías en Michoacán
Normalistas bloquean accesos de ADO y Pemex en Oaxaca
Movimiento Ciudadano descarta alianza con Morena para 2018
Diputados aprueban reformas a ley de cámaras empresariales
ALDF aprueba nueva ley de vivienda para la Ciudad de México
Moreno Valle interpone recurso ante TEPJF por suspensión de spots
SNA debe avanzar pese a falta de nombramientos: comisionada del INAI
PRD denuncia a Eruviel y a gobierno federal por desvío de recursos
Pemex se transforma aunque con pendientes en transparencia: especialista
Peña Nieto pide hacer a un lado las confrontaciones