Nacional

El mundo no puede caer en la trampa de la demagogia ni del autoritarismo: Peña

El presidente Enrique Peña Nieto destacó que ante el desencanto de la sociedad con la democracia, los gobiernos deben ser capaces de escuchar y atender a una ciudadanía cada vez más informada y con mayor espacio para opinar.
Enviado Eduardo Ortega
20 septiembre 2016 18:11 Última actualización 20 septiembre 2016 18:51
El Presidente Enrique Peña Nieto participó hoy en la Sesión Plenaria de la Reunión de Alto Nivel, para atender grandes movimientos de migrantes y refugiados del 71º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. (cua

El Presidente Enrique Peña Nieto participó hoy en la Sesión Plenaria de la Reunión de Alto Nivel, para atender grandes movimientos de migrantes y refugiados del 71º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. (cuartoscuro)

NUEVA YORK.- Ante el desencanto con la democracia, el mundo no puede caer en la trampa de la demagogia ni del autoritarismo, aseveró el presidente Enrique Peña Nieto.

Durante el debate general de la 71° Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, el mandatario destacó que muchas sociedades se encuentran francamente insatisfechas con su condición actual, lo cual aleja a los ciudadanos de sus autoridades, genera desconfianza en sus instituciones y acentúa la incertidumbre sobre el futuro.

Ante ello, dijo que la respuesta debe ser más apertura, más transparencia y mejor rendición de cuentas.

"Ante este desafío, el mundo no puede caer en la trampa de la demagogia ni del autoritarismo, el único camino viable, la única respuesta verdadera a una ciudadanía exigente es la propia democracia", soltó.

Destacó que los gobiernos debemos de ser capaces de escuchar y atender a una ciudadanía cada vez más informada y con mayores espacios para opinar y participar en los asuntos públicos.

En América Latina, de acuerdo con la encuesta del Latinobarómetro, existe un claro deterioro en el respaldo ciudadano a la democracia, lo cual -dijo el mandatario- es sumamente grave.