Nacional

Ejecutan a policía comunitario de Xaltianguis

Miguel Ángel Jiménez Blanco, fundador de la Policía comunitaria en el poblado de Xaltianguis fue asesinado de varios impactos de bala en la cabeza, en el interior de un taxi colectivo.
Natividad Ambrocio - corresponsal
09 agosto 2015 9:42 Última actualización 09 agosto 2015 9:55
El cuerpo fue encontrado dentro de un taxi. (Natividad Ambrosio)

El cuerpo fue encontrado dentro de un taxi. (Natividad Ambrosio)

IGUALA.- Miguel Ángel Jiménez Blanco, fundador de la Policía comunitaria en el poblado de Xaltianguis y quien participó de manera inicial en la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, fue asesinado de varios impactos de bala en la cabeza, en el interior de un taxi colectivo.

De acuerdo a fuentes policiacas, los hechos ocurrieron alrededor de las 19:20 horas del 8 de agosto. El cuerpo fue abandonado dentro de un taxi colectivo en el asiento del conductor a la entrada de esta comunidad ubicada en la zona rural de Acapulco, por lo que al lugar se trasladó personal de seguridad pública.

Sin embargo, pobladores y familiares se llevaron el cuerpo de Miguel Ángel, quien está siendo velado en su domicilio.


La unidad fue encontrada en la carretera Acapulco-México en la entrada del poblado de Xaltianguis, a la altura del kilómetro 48, hasta donde llegó posteriormente el Ministerio Público; sin embargo, ya no pudo realizar las diligencias porque el cuerpo y la unidad ya no estaban en el lugar.

En el lugar se localizo un cascajo percudido, presumiblemente de 9 milímetros.

El taxi colectivo amarillo con blanco que conducía estaba marcado con el número económico 1115 y cubría la ruta Xaltianguis-Cruces, del que aparentemente era propietario porque antes de ingresar a la comunitaria laboraba como taxista.

Jiménez Blanco fundó la Policía Ciudadana de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), que dirigió Bruno Plácido Valerio en 2013, ante las recurrentes denuncias de los pobladores por cobro de piso, extorsiones y secuestros, entre otros delitos que atribuían a la delincuencia organizada.

Además participó de manera inicial en la búsqueda de los otros desaparecidos en la ciudad de Iguala, tras el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa que fueron privados de su libertad por policías y miembros de la delincuencia. Hasta el momento se han localizado 104 restos humanos en fosas clandestinas de lugareños perdidos en la región Norte del Estado.

Durante el lapso que coordinó a la comunitaria se enfrentó en varias ocasiones con hombres aparentemente ligados a la delincuencia organizada.