Nacional

Dish pide a INE no permitir presiones de televisoras

La empresa de telecomunicaciones propone que el INE reciba la señal de parte de los concesionarios de televisión abierta y “se la entregue directamente para su retransmisión”, lo que evitaría que se lucre con la obligación de entregar la señal.
Heriberta Ferrer
11 marzo 2015 13:52 Última actualización 11 marzo 2015 13:53
Etiquetas
Dish

Dish

CIUDAD DE MÉXICO. Dish  solicitó al Instituto Nacional Electoral (INE) no permitir presiones ni injerencias por parte de Televisa y Tv Azteca durante el proceso de negociación bilateral con los concesionarios de televisión restringida para transmitir el pautado federal.

El representante de Comercializadora de Frecuencias Satelitales, Adrián Ortega Navarrete, expresó la disposición de Dish de participar en las rondas de negociación bilateral entre concesionarios de televisión abierta y restringida satelital, propuestas del Comité de Radio y Televisión.

En su escrito reconoce la obligación que le impone la constitución para que la televisión restringida retransmita la señal de televisión abierta de manera gratuita, sin discriminación, de forma íntegra y sin modificaciones, cuyas señales están identificadas como Canal de las Estrellas, Canal 5, Azteca Siete y Azteca Trece.

Asimismo señala que el artículo 15 de los lineamientos generales del Instituto Federal de Telecomunicaciones establece que las obligaciones en materia de transmisión son sin perjuicio de las obligaciones y medidas que los concesionarios de televisión abierta y restringida deban cumplir en materia electoral.

La televisora de señal satelital reconoce la competencia del INE para determinar el pautado electoral y de retransmisión de la pauta federal, así como de dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Electoral para mediar entre los concesionarios.

Entre ellas, la obligación de los concesionarios de televisión abierta de permitir a los concesionarios de televisión restringida la modificación de su señal para “insertar la pauta electoral federal”.

Para Dish existe una “obligación recíproca entre todos los concesionarios de arribar a acuerdos justos, lo cual implica que no se impongan cargas gravosas ni desproporcionadas para ninguno de los concesionarios”.

En su escrito se quejó de la presión de la televisión abierta. “No puede pasar desapercibida la enorme presión que las empresa concesionarias de televisión radiodifundidas, concretamente Televimex S.A. de C.V. y otras concesionarias del Grupo Televisa S.A.B. de C.V. y Televisión Azteca se encuentran ejerciendo hacia la autoridad electoral”.

Dish considera que puede cumplir con el pautado federal si recibe la señal de la televisión radiodifundida en igualdad de condiciones como las reciben otras instituciones públicas, como la UNAM o el Politécnico Nacional, y asume “exclusivamente los costos implicados en la adquisición y operación del equipo receptor satelital”.

Además propone que el INE reciba la señal de parte de los concesionarios de televisión abierta y “se la entregue directamente para su retransmisión”, lo que evitaría que se lucre con la obligación de entregar la señal.