De 4 millones de afiliados en PRD, la mitad ni siquiera lo sabe
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

De 4 millones de afiliados en PRD, la mitad ni siquiera lo sabe

COMPARTIR

···

De 4 millones de afiliados en PRD, la mitad ni siquiera lo sabe

El Partido de la Revolución Democrática usó listas de beneficiarios de programas sociales para inflar su padrón en Ciudad de México, el Edomex, Tlaxcala y Tamaulipas.

Héctor Gutiérrez
13/04/2018
Ricardo Anaya acompañado por Manuel Granados, Demian Zepeda y Dante Delgado.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- Manuel Granados, presidente nacional del PRD, llamó hace unas semanas “a los poco más de cuatro millones de afiliados al partido” a que el 1 de julio salgan a votar. Sin embargo, el sol azteca ni de cerca cuenta con ese número de militantes, pues la mayoría de ellos están dados de alta… y ni siquiera están enterados.

El actual padrón de militantes perredistas en el país está ligado a una batalla entre las dos corrientes más poderosas al interior de ese partido: Nueva Izquierda (NI) –Los Chuchos–, de Jesús Ortega y Jesús Zambrano, y Alternativa Democrática Nacional (ADN), liderada por Héctor Bautista.

Esta batalla se remonta a 2016, cuando el PRD se preparaba para renovar sus dirigencias nacional, estatales y municipales y –en un afán de contar con el mayor número de delegados, que elegirían a los poco más de 400 consejeros nacionales, en quienes, a final de cuentas, recaería la decisión de los nombramientos– ambas corrientes registraron a más de dos millones y medio de “nuevos afiliados”.

Pero, ¿de dónde salieron estos dos millones y medio de personas? Alejandro Sánchez Camacho, secretario de Acción Política Estratégica del CEN del PRD, explicó a El Financiero que “los gobernadores de varias entidades intervinieron en lo que sería esta elección y, de acuerdo con sus simpatías con una u otra corriente, les entregaron los listados de beneficiarios de programas sociales, y estas personas, sin saberlo, ahora son perredistas”.

Esa versión fue confirmada por el senador Zoé Robledo, hoy vicecoordinador de la bancada morenista, quien añadió que, en el caso de Quintana Roo, estos listados fueron para Nueva Izquierda.

Otras entidades donde se presentó este caso fueron la Ciudad de México, el Estado de México, Tlaxcala y Tamaulipas, gobiernos que entregaron sus padrones de beneficiarios a ADN, mientras que Veracruz, Puebla, Oaxaca y Zacatecas hicieron lo mismo con Nueva Izquierda.

Al respecto, Eric Cotoñeto, presidente estatal del PRD en Puebla en aquel 2016, dijo a este diario que “la mayor parte de los casi 300 mil nuevos afiliados que se dieron en ese año fueron presionados para afiliarse. Maestros la mayoría, se les decía que si no se afiliaban les cambiaban su plaza a lugares más alejados del estado, mientras que a alumnos se les prometía ayudarlos con sus materias”.

Cotoñeto dijo que, “cuando yo entré a la presidencia, el padrón de militantes del PRD en Puebla era de 90 mil personas, y cuando salí era de poco más de 350 mil”.

De acuerdo con información publicada por este diario a finales de 2016, la batalla entre ADN y NI llegó al extremo de reventar los sistemas de afiliación del PRD, pues llegaron a procesarse hasta ocho solicitudes por segundo, lo que ocasionó que las computadoras no aguantaran esa carga de trabajo y colapsaran.