Corrientes del PRD exigen renovación de las dirigencias
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Corrientes del PRD exigen renovación de las dirigencias

COMPARTIR

···

Corrientes del PRD exigen renovación de las dirigencias

Militantes de la corriente Nueva Izquierda iniciaron un juicio contra el Consejo Nacional del PRD de ser omisa en la emisión de la convocatoria para renovar las dirigencias.

Héctor Gutiérrez
11/10/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Integrantes de las corrientes más fuertes del PRD (Nueva Izquierda y Alternativa Democrática Nacional) manifestaron su rechazo a la Comisión Nacional de Diálogo -en la que participan los líderes de las corrientes-, para disolver al partido. Exigieron que se emita ya la convocatoria para la renovación de las dirigencias del mismo.

Incluso, militantes de Nueva Izquierda iniciaron, ante el Tribunal Electoral, un juicio de inejecución de sentencia que quedó asentando bajo el número JDC-496/2018 en el que señalan como responsable a la mesa directiva del Consejo Nacional del PRD de ser omisa en la emisión de la convocatoria para renovar las dirigencias nacionales de ese partido político.

Al respecto, Juan Zepeda, senador e integrante de ADN, señaló su desacuerdo con la idea de disolver al PRD y dijo que “la conducción del partido se debe dejar en manos de los que día con día, en las calles, hacen la chamba, aunque no se trata de entrar en una confrontación con los actuales líderes”.

Añadió que “durante las últimas semanas he recibido muchas llamada, muchas visitas, muchos correos de militantes, incluso de otras corrientes, y todos me han expresado esta necesidad de no desaparecer al PRD, de renovar todo lo que haya que renovar, pero mantener nuestras siglas como un partido que, ciertamente, ha cometido errores, pero que ha aportado muchísimo a la vida de este país y me han convencido”.

Dijo además que “ya no podemos estar a expensas de negociaciones de los liderazgos y, sobre todo, ya no podemos volver a caer en coaliciones contra natura, nosotros somos un partido de izquierda y tenemos que asegurarnos de mantener esa ruta”.

A su vez, Javier Salinas, diputado federal perredista e integrante de la corriente Nueva Izquierda, señaló que “lo que los dirigentes de las corrientes del partido pretenden es perpetuarse en el poder dentro del PRD, porque como no agarraron hueso, ahora quieren adueñarse al interior para poder seguir haciendo los negocios de siempre”.

Añadió que “lo que los militantes y dirigentes en los territorios pugnamos es porque haya una elección interna ya, para que estos viejos liderazgos terminen de bien morir, que den paso a las nuevas generaciones y seamos nosotros quienes nos hagamos cargo de la dirección del partido, porque lo que pasa ahora es que los que se niegan a morir no nos dejan nacer”.

Sobre los juicios ante el Tribunal Electoral también habló Alejandro Sánchez Camacho, que señaló que “nuestros abogados están ya analizando este caso y en breve tendremos lista nuestra demanda para presentarla ante las instancias judiciales para que el PRD obedezca el mandato del tribunal y se realicen las elecciones internas”.

De acuerdo con la resolución del Tribunal Electoral, emitida en diciembre del año pasado, el PRD está en la obligación de renovar sus dirigencias nacional, estatales y municipales, a más tardar el próximo 23 de este mes; sin embargo, aunque el propio tribunal ya emitió la convocatoria correspondiente, no se ha llevado a cabo ni un solo trámite para cumplir con esta resolución de los jueces.

Al respecto, el propio Javier Salinas señaló que “lo que los líderes pretenden es aplazar lo más posible esta resolución y llevarla hasta marzo o abril para tener tiempo de disolver al PRD y en su lugar formar otro partido en el que ellos mismos sean los que manden, pero nos estamos exponiendo a una gran sanción por desacatar la resolución judicial que nos obliga a renovar nuestras dirigencias ya”.

No obstante, los líderes de estas dos corrientes se mantienen en la ruta de disolver al PRD, poner a disposición el registro como partido político nacional y crear un nuevo partido político en el que ellos sigan tomando las decisiones.