Nacional

Córdova insiste en no modificar las reglas electorales una vez iniciado el proceso

Lorenzo Córdova, consejero presidente, dijo que la democracia busca distribuir el poder y no se limita a declarar ganadores y perdedores, independientemente de los cargos unipersonales. 
Magali Juárez 
12 octubre 2017 16:46 Última actualización 12 octubre 2017 16:46
Lorenzo Córdova

Lorenzo Córdova. (@INEMexico)

CIUDAD DE MÉXICO.- De la estabilidad de las reglas electorales depende la confiabilidad de los resultados de los comicios y la legitimidad de los gobiernos electos, aseveró el consejero presidente Lorenzo Córdova, por lo que reiteró que una vez que inicia el “juego”, no deben modificarse.

En el segundo día de actividades del VIII Foro de la Democracia Latinoamericana, refirió que, en buena medida, la democracia busca distribuir el poder y no se limita a declarar ganadores y perdedores, independientemente de los cargos unipersonales, como presidentes y gobernadores.

Pero para lograr ese objetivo, explicó, las democracias requieren reglas particulares definidas, las cuales deben contar con el mayor consenso posible, con la posibilidad de irse adecuando, pero no una vez que los procesos electorales hayan iniciado.

“Las reglas deben tener una base, una lógica de estabilidad y de permanencia, y sobre todo, las reglas no deben moverse una vez que el juego ha iniciado. De esto depende la certeza que al final del día implica la claridad, la confiabilidad de los resultados electorales y la legitimidad de los gobiernos electos”, remarcó.

En la mesa sobre la “Aceptabilidad de la derrota: esencia de la democracia”, el presidente del Consejo General indicó que al reconocer las reglas, los “jugadores” por consiguiente aceptan los resultados.

Refirió la ponencia de quien fuera el jefe de Gobierno en España, Felipe González, quien apuntó: “La democracia se define precisamente a partir de la aceptabilidad de la derrota, entendida como una garantía de condiciones equitativas, como la garantía de existencia de condiciones equitativas de competencia entre las distintas ofertas políticas”.

Córdova recordó que entonces la democracia se define por la incertidumbre, pero la certeza y seguridad que dan las reglas, las cuales, reiteró, deben tener una lógica de estabilidad.