Nacional

Comienza la demolición de la plancha del Zócalo

La renovación concluirá antes de septiembre para que las fiestas patrias sean celebradas como tradicionalmente se acostumbra.
Felipe Rodea
21 abril 2017 20:36 Última actualización 21 abril 2017 20:43
Ciudad de México (Shutterstock)

Ciudad de México (Shutterstock)

Este viernes comenzó a demolerse la superficie dañada de la Plaza de la Constitución, en la zona norponiente de la plancha, entre la Catedral Metropolitana y el corredor peatonal Francisco I. Madero.

La renovación concluirá antes de septiembre para que las fiestas patrias sean celebradas como tradicionalmente se acostumbra.

El secretario de Obras y Servicios, Edgar Tungüí Rodríguez, expuso que las actividades y materiales utilizados en esta transformación de la Plaza de la Constitución poseen las características que logran el equilibrio idóneo entre la preservación del Monumento Histórico, la estética y su funcionalidad.

“La administración del doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa devolverá a la ciudadanía una Plaza de la Constitución digna y limpia para que continúe como uno de los espacios más visitados en la ciudad.


Con esta intervención se consolida el nuevo modelo de movilidad en el Centro Histórico, es el prototipo representativo de los diversos esfuerzos de peatonalización, conservación histórica y fomento turístico”, manifestó.

El proceso constructivo requiere de la demolición de 50 centímetro de la superficie actual del Zócalo, la compactación del terreno natural, la aplicación de relleno fluido y la colocación de concreto hidráulico.

Previo al fraguado del concreto, se dará un acabado denominado biselado y se seccionará en losetas de dos por dos metros.

La Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE) de la Ciudad de México comenzó la colocación de barreras que permitieron seccionar la plaza y con levantamientos topográficos para el diseño de los cruceros seguros.

Esta rehabilitación aumentará en 10 por ciento la zona peatonal, al pasar de 20 mil 788 a 22 mil 777 metros cuadrados; modernizar totalmente la superficie con materiales resistentes y con acabado arquitectónico, colocar elementos de accesibilidad, implementar cruceros seguros, habilitar un sistema de anclaje y otro de drenaje de agua pluvial que evite inundaciones en la plaza pública más importante del país.

Esta demolición abarca la superficie actual y la integración de un carril de circulación a la zona peatonal; se tiene previsto que en total se retiren dos mil 300 metros cúbicos de residuos de construcción, los cuales serán sustituidos por concreto hidráulico.

El titular de la SOBSE reiteró que durante la ejecución de las labores, se contará con el acompañamiento del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para garantizar la protección de la Plaza de la Constitución, la cual no había sido restaurada desde hace 60 años.