Nacional

Comerciantes desalojados de Plaza de las Vizcaínas piden ser reubicados 

La Asociación de Comerciantes solicita a la secretaria General de Gobierno y a la Autoridad del Centro Histórico se abra una mesa de diálogo para saber  cuáles fueron los pasos legales para quitarles sus fuentes de trabajo.
Felipe Rodea
05 agosto 2015 17:43 Última actualización 05 agosto 2015 19:28
En los últimos meses se han registrado varios desalojos en locales del Centro Histórico. (Archivo/ Cuartoscuro)

En los últimos meses se han registrado varios desalojos en locales del Centro Histórico. (Archivo/ Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los más de 80 comerciantes establecidos de la Plaza de las Vizcaínas que fueron desalojados por las autoridades del Gobierno del Distrito Federal (GDF), los cuales exigen el regresos a sus locales de los que son propietarios o su reubicación en alguna otra plaza, así como la devolución de la mercancía que les fue retenida por policías y personal de la Secretaría de Obras, valorada en seis millones de pesos, para continuar con la actividad que les da el sustento diario.

En conferencia de prensa la dirigente de la Asociación de Comerciantes, 16 de septiembre, A. C., Maricela González, solicitó a la secretaria General de Gobierno, Patricia Mercado y a la Autoridad del Centro Histórico, Jesús González Schmal que se abra una mesa de diálogo para que se les informe cuáles fueron los pasos legales que se dieron para quitarles sus fuentes de trabajo, porque a todas luces se presentó una acción ilegal en su contra, al contar con la documentación que acredita la propiedad de los locales.

Los locatarios que se reunieron para dar testimonio de la forma injusta en que los desalojaron, recordaron que el pasado 27 de junio sin previo aviso, más de 70 vehículos entre patrullas, camionetas y camiones tipo torton, arribaron a la Plaza para iniciar el desalojo, a pesar de las medidas cautelares que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) habían impuesto previamente.

Acusaron directamente al entonces secretario de Gobierno Héctor Serrano y a la entonces Autoridad del Centro Histórico, Alejandra Moreno Toscano, de haber utilizado todo tipo de artimañas legaloides para despojarlos de sus locales y entregar la Plaza de las Vizcaínas al Patronato del Colegio de las Vizcaínas, se dice que a un costo de 30 millones de pesos.

Finalmente, presentaron documentación con la que demostraron que luego de ser comerciantes ambulantes, se acogieron al Programa de Mejoramiento de Comercio Popular 1991-1993, impulsado por el entonces jefe del Departamento del Distrito Federal (DDF) y recientemente fallecido, Manuel Camacho Solís, por lo que el entonces secretario de Gobierno, Marcelo Ebrard, les entregó de propia mano, la plaza en propiedad.