CNDH llama a proteger a indígenas desalojados por violencia en Chiapas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

CNDH llama a proteger a indígenas desalojados por violencia en Chiapas

COMPARTIR

···

CNDH llama a proteger a indígenas desalojados por violencia en Chiapas

Luego de que 5 mil 266 indígenas de comunidades de Chalchihuitán y Chenalhó dejaran sus comunidades, el organismo emitió la Recomendación 87/2018.

Felipe Rodea
14/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- Aproximadamente cinco mil 266 personas originarias de distintas comunidades de los municipios de Chalchihuitán y Chenalhó, en Chiapas, fueron desplazadas de sus comunidades por actos de violencia, mientras que las autoridades federales, estatales y municipales fueron omisas para impedir su desalojo forzado.

Ante ella, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 87/2018 considerando que las autoridades vulneraron los derechos a la libertad de circulación y residencia, a no ser desplazado forzadamente, a la asistencia humanitaria.

También a las medidas de ayuda inmediata, a la seguridad personal, a la vida, al acceso a la justicia en su modalidad de inadecuada procuración de justicia y así como a los derechos económicos, sociales y culturales contra las personas víctimas de desplazamiento forzado interno.

Dicha recomendación está dirigida al gobernador Rutilio Escandón Cadenas; al fiscal general Jorge Luis Llaven Abarca; al subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales en suplencia del Procurador General de la República, Alejandro Gertz Manero; al comisionado ejecutivo de Atención a Víctimas, Jaime Rochín del Rincón; al director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino López; a los alcaldes de Chalchihuitán, Margarita Díaz García, y de Chenalhó, Abraham Cruz Gómez.

De acuerdo con el organismo, no garantizaron la ayuda inmediata, servicios de salud, seguridad pública, ni realizaron labores de prevención de delitos y conductas antisociales, como tampoco fueron auxiliadas ante la violencia, ni se implementaron acciones para salvaguardar los derechos humanos de los indígenas desplazados.

El organismo que preside Luis Raúl González Pérez, refiere que el 18 de octubre de 2017 en que varias personas ingresaron al municipio de Chalchihuitán con armas de fuego, dispararon contra la población y ocasionaron la muerte de una persona, por lo que aproximadamente cinco mil 266 habitantes de las comunidades de Canalumtic, Pom, Ch´enmut, Bololchojón, Bejeltón, Tulantic, Cruztón, Cruz Cacanam y Tzomoltón todas pertenecientes a Chalchihuitán y Majompepentic, del municipio de Chenalhó, dejaron sus hogares y buscaron refugio en otras zonas del mismo municipio.

Por lo anterior, la CNDH pidió que se diseñe e implemente un programa de reparación colectiva a las víctimas directas e indirectas de quienes perdieron la vida durante el DFI, y se les brinde atención médica y psicológica; y a quienes sufrieron daños en sus viviendas, perdieron sus cosechas y animales de granja, y a todas aquellas que lo requieran se les inscriba en el Registro Nacional de Víctimas.