CNDH condena crispación y violencia política en elecciones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

CNDH condena crispación y violencia política en elecciones

COMPARTIR

···

CNDH condena crispación y violencia política en elecciones

Los ejercicios democráticos deber ser ocasión para encontrar vías de salida a los problemas, no a rutas rumbo a violencia, intolerancia y división, dijo Luis Raúl González.

David Saúl Vela
08/05/2018

CIUDAD DE MÉXICO.- Luis Raúl González Pérez, titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), condenó la crispación y violencia política que se vive en el proceso electoral y llamó a encontrar salidas a los problemas sin recurrir a la violencia, intolerancia o la división.

Al comparecer ante el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), con motivo de su informe de labores 2017, el ombudsman nacional demandó a las fuerzas políticas elevar el nivel de discusión, y a la ciudadanía, tener altura de miras.

“México no puede sucumbir en la coyuntura de ningún proceso electoral, mucho menos sumirse en la contemplación pasiva de la violencia y la impunidad”, afirmó.

Condenó la crispación, polarización, incertidumbre y violencia política bajo cualquier forma que se presente. “Los ejercicios democráticos deber ser ocasión para encontrar vías de salida a los problemas que enfrentamos, no rutas rumbo a callejones sin salida de violencia, intolerancia y división”, insistió.

Asimismo, demandó que las fuerzas políticas eleven el nivel de la discusión y que todos los sectores sociales y personas vean las propuestas en debates, -en que se confronten ideas-, no personas.

“Todo en favor de un proceso electoral que permita dar cauce a las instituciones democráticas, al cumplimiento de la ley, para que las mexicanas y mexicanos tengamos claras las plataformas electorales desde una perspectiva ajena a la polarización”, agregó

Dijo que se debe respetar la institucionalidad democrática mediante el impulso del reconocimiento de la ley y del reconocimiento, respeto y defensa de los derechos humanos.

“Solo las normas y las instituciones que las materializan pueden rescatar y fortalecer la legalidad y el respeto de la dignidad de las personas ante cualquier entorno que las amenace. La construcción del desarrollo y el bien común al que aspiramos no se logrará fomentando el odio, la intolerancia o la exclusión”, aseguró.