Nacional

Maestros de la CETEG se manifestan en la Policía Federal en Chilpancingo

La manifestación inició con una marcha desde la explanada central, donde está instalado su campamento desde el pasado 8 de octubre, recorrieron calles y avenidas de la ciudad hasta llegar a las instalaciones de la Policía Federal.
Rosario García/ corresponsal
27 febrero 2015 14:35 Última actualización 27 febrero 2015 14:42
Ceteg. (Cuartoscuro)

Ceteg. (Cuartoscuro)

CHILPANCINGO.- Maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) se manifestaron en las instalaciones de la Policía Federal de esta ciudad para exigir un cese a la represión de las movilizaciones sociales, justicia por la muerte de uno de sus compañeros y la presentación de 12 maestros que tras el enfrentamiento de Acapulco se encuentran desaparecidos.

La manifestación inició con una marcha desde la explanada central, donde está instalado su campamento desde el pasado 8 de octubre, recorrieron calles y avenidas de la ciudad hasta llegar a las instalaciones de la Policía Federal, ubicadas al sur de Chilpancingo, donde colocaron una lona en la que repudian la represión y la muerte de su compañero Claudio Castillo; además exigen la liberación de todos los detenidos (aunque las autoridades dijeron que ya habían liberado a todos), estabilidad laboral y regularización salarial.

Más tarde, llegó un grupo de antimotines al mando de José Luis Solís López, conocido como el Comandante Espartaco, y al acercase a los manifestantes se intensificó el grito de “asesinos, asesinos”, haciendo alusión al maestro de 65 años de edad que perdió la vida luego del enfrentamiento en Acapulco el pasado 24 de febrero, ya que los maestros disidentes aseguran que el fallecimiento fue por traumatismo craneoencefálico, en tanto las autoridades mencionan que el deceso fue por atropellamiento.

El comandante les dijo que también hay 7 elementos policiacos hospitalizados por las lesiones que sufrieron cuando los agredieron con el autobús.

Espartaco habló con los maestros y les pidió que se condujeran con respeto a las instalaciones y a los trabajadores de ese lugar; los manifestantes le refutaron que el Acapulco no hubo respeto a los maestros y sí violación a los derechos humanos; sin embargo al poco tiempo dieron por concluido el mitin y se retiraron para regresar en marcha hasta su campamento instalado en el centro de la ciudad.

Antonia Morales, una de las dirigentes del ala radical de la CETEG, negó que la organización magisterial esté fracturada, aunque acepto que hay temas en los que no se han puesto de acuerdo, pero que habrán de dirimir sus problemas al interior, “el gobierno pensará que nos dividió, pero la CETEG está más fuerte que nunca”, dijo.