Nacional

Cervantes viaja a Brasil por casos de corrupción en Odebrecht y Braskem

El titular de la PGR sostendrá reuniones de intercambio de información relacionadas con las investigaciones de las autoridades brasileñas respecto de actos de corrupción en los que presuntamente participaron Odebrecht y Braskem.
David Saúl Vela
16 febrero 2017 8:24 Última actualización 16 febrero 2017 8:37
Raul Cervantes (Eladio Ortiz)

Raul Cervantes (Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO.- Un grupo de funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR), encabezados por su titular Raúl Cervantes Andrade, viajaron a Brasil para atender los casos de corrupción internacional en las empresas brasileñas Odebrecht y Braskem que involucra a México.

La dependencia federal informó que el viaje se hizo en atención a la convocatoria que realizó a diversos países el procurador general de la República Federativa de Brasil.

"El procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade, acompañado de un grupo de servidores públicos de la institución, viajaron a la ciudad de Brasilia, capital de esa nación sudamericana, a fin de sostener reuniones técnicas y especializadas de intercambio de información, relacionadas con las investigaciones de las autoridades brasileñas respecto de actos de corrupción en los que presuntamente participaron las empresas de ese país, Odebrecht y Braskem, en al menos 15 naciones", dijo en un comunicado.

Señaló que lo anterior, además, responde a las solicitudes de asistencia jurídica internacional planteadas por la Procuraduría General de la República a sus contrapartes de Brasil.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos a funcionarios y políticos de 11 países, incluido México. Y según los reportes habría actuado al amparo de Braskem, una empresa que coloca acciones en la Bolsa de Nueva York.

También advirtió de que Odebrecht y Braskem utilizaron una unidad de negocios oculta y funcional, al que se le podría llamar 'Departamento de Sobornos', a través del cual pagó sistemáticamente centenares de millones de dólares a funcionarios corruptos en países de tres continentes.

El mega escándalo de corrupción comenzó en Brasil como el caso 'Car Wash' (Lavado de autos), y contribuyó a la caída de la presidenta del país, Dilma Roussef, e incluyó a la dirigencia de la estatal petrolera Petrobras y al expresidente Luis Ignacio Lula da Silva.