Nacional

Bomberos del DF compran equipo con 'cooperachas'

Los bomberos del Distrito Federal acusan que sus uniformes están rotos, los cascos no protegen, las mangueras no sirven. El tiempo de vida de las herramientas es de 3 años; las de ellos tienen más de 10 años. 
Héctor Gutiérrez
07 julio 2015 23:56 Última actualización 08 julio 2015 7:22
Etiquetas
Trabajan con cascos y uniformes que no les dan ninguna protección. (Héctor Gutiérrez)

Trabajan con cascos y uniformes que no les dan ninguna protección. (Héctor Gutiérrez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Son como indigentes, andan en harapos. Pantalones raídos, botas remendadas, cascos que no ofrecen ningún tipo de protección, chamarras que dan pena… De los vehículos, ni hablar, en la estación de Culhuacán, “el más nuevo” tiene ya nueve años de servicio, muchos de sus componentes ya no le sirven, “pero para la ciudadanía somos héroes y hay que responder con lo que se tenga, casi siempre con mucho ingenio”.

En la Ciudad de México hay mil 700 bomberos, es decir, uno por cada cuatro mil 700 habitantes. No se puede decir que estén ahí por el salario, 9 mil pesos al mes más vales de despensa y, esporádicamente, un bono de 500 pesos. “es pura vocación de servicio”, dicen.

De acuerdo con las normas internacionales, el equipo de protección de un bombero tiene una vida útil de tres años, pero a ellos, si tienen suerte, el gobierno capitalino se los cambia cada diez. La última vez llegaron mil equipos nuevos; es decir, 700 elementos tendrán que seguir esperando.

1
    

     

Bomberos

Hace unos días, los bomberos realizaron una protesta para exigir la renovación de sus equipos. Al Zócalo llevaron empujando uno de los tantos camiones que ya no sirven. Amagaron con una huelga para el 1 de julio pasado y la respuesta del jefe de gobierno fue el anuncio de que se invertirán 110 millones de pesos en esa renovación.

De acuerdo con el bombero primero José Luis Cuevas Barrera, jefe de la estación “Los Culhuacanes”, desde que suena la alarma en la estación, cada bombero cuenta con un minuto para enfundarse en su equipo de protección y salir a “cubrir el servicio”. No obstante, al llegar al incendio, al derrame de sustancias peligrosas, al choque, a la inundación o a cualquiera que sea la emergencia, las carencias multiplican los muchos riesgos que de por si enfrentan.

Bomberos

Mangueras caducas y ya fuera de norma, motosierras inservibles, camiones remendados y llantas lisas que los ponen en serios riesgos, motobombas que dejaron de funcionar hace mucho tiempo, trajes protectores contra sustancias peligrosas que sólo están de adorno porque están rotos e inservibles, forman parte de su realidad cotidiana, a ello nos enfrentamos a diario los bomberos del DF.

Más aún: una buena parte del equipo con que cuentan ha salido “de coperachas”, de los mismos trabajadores porque “no podemos esperar a que nos lleguen, se necesitan todos los días y ni modo de decirle a la gente que no atendemos su emergencia porque carecemos de equipo, es nuestra obligación”, dice Cuevas Barrera.

LA RECOMPENSA

Para Gloria Cristina López Plata, bombero raso con casi un año de servicio, la mayor recompensa recibida después de un “servicio” ha sido que una persona le regalara un vaso con agua. “Eso se siente tan rico, tan bien y se agradece mucho”.