Nacional

Beneficio de pocos, terreno fértil para corrupción y narco: papa Francisco

El Papa realiza, acompañado del presidente Peña, su primer discurso oficial en Palacio Nacional como parte de su visita a México.
´Redacción
13 febrero 2016 10:44 Última actualización 13 febrero 2016 13:44
papa palacio nacional

(Cuartoscuro)

El beneficio de unos pocos en detrimento de las mayorías se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión, la violencia, el tráfico de personas, secuestro y muerte, dijo este sábado el papa Francisco en su primer evento oficial en su visita a México.

Esto "causando sufrimiento y frenando el desarrollo" señaló en su discurso.

El bien común “en este siglo XXI no goza de buen mercado”, agregó.

El líder de la Iglesia Católica dijo también ante el presidente Enrique Peña Nieto que el futuro se forja con un presente de hombres y mujeres justos y honestos.

"A los dirigentes de la vida social, cultural y política, les corresponde de manera especial trabajar para ofrecer a todos los ciudadanos la oportunidad de ser dignos actores de su propio destino".

Francisco señaló además que es motivo de alegría pisar suelo mexicano y afirmó que “vengo como misionero de misericordia y paz, pero también como hijo que quiere rendir homenaje a su madre, la Virgen de Guadalupe”.

El Papa destacó la juventud de la población mexicana y dijo que esto es la principal riqueza de México.

“Un pueblo con juventud es capaz de renovarse”.


Previo a las palabras del pontífice, el presidente Enrique Peña Nieto le dio la bienvenida y aseguró que “su peregrinar por México será histórico, será luz y guía para millones de mexicanos”.

“Las causas del Papa son también las causas de México (…) Millones de mexicanos están listos para recibir sus palabras de paz, caridad y esperanza (…) Bienvenida su luz”, agregó.

Peña Nieto le dijo al Papa que su pontificado llegó en un momento difícil para el mundo.

“Es un tiempo de grandes retos. La humanidad experimenta múltiples y acelerados cambios; cambios que abren oportunidades, pero también cambios que provocan dudas e incertidumbres”.

El primer mandatario dijo que estamos en una era en la que se podría alimentar a toda la población mundial, y, sin embargo, millones de personas aún padecen y mueren de hambre.

Así mismo expresó que hoy es un día de entusiasmo y alegría para los mexicanos, porque reconocen en él a un líder sensible y visionario que acerca a las nuevas generaciones.

Hizo un llamado a renovar la esperanza en el futuro y comentó que a los gobiernos les corresponde crear las condiciones “para asegurar un piso básico de bienestar a nuestras sociedades, garantizando oportunidades de desarrollo para todos”.

A su vez, le aseguró a Jorge Mario Bergoglio que en su recorrido por México será testigo de la fe de millones de mexicanos, personas honestas y trabajadoras que en su día a día “practican una vida de principios”.

“Va a recorrer nuestro país de frontera a frontera; conocerá la pluralidad de sus expresiones étnicas y culturales. Será testigo de una Nación de jóvenes que hace frente a sus desafíos, y que ese está transformando para superarlos”, subrayó el presidente.

Con información de Jafet Tirado