Nacional

Astudillo ofrece autobuses y gasolina a normalistas sí hay manifestaciones pacíficas

El gobernador de Guerrero llamó a los estudiantes de la Normal Rural 'Raúl Isidro Burgos' a manifestarse con prudencia y que de requerir autobuses y gasolina, se les pagará, para evitar que sigan 'destruyendo' a la entidad.
Rosario García/Corresponsal
12 noviembre 2015 14:32 Última actualización 12 noviembre 2015 18:34
Hector Astudillo, PRI Guerrero

Hector Astudillo, PRI Guerrero

CHILPANCINGO. El gobierno de Guerrero ofreció a los normalistas autobuses y hasta gasolina para que no se cometan delitos como el de este miércoles, cuando estudiantes de Ayotzinapa se enfrentaron con policías antimotines después de que retuvieron una pipa cisterna con 125 mil litros de gasolina.

El gobernador Héctor Astudillo Flores anunció que si los jóvenes requieren de autobuses, "nosotros vemos cómo se los conseguimos, si necesitan gasolina vemos cómo se las pagamos en una gasolinera".

Con ello, refrendó su apoyo a los normalistas de Ayotzinapa para la realización de sus manifestaciones, "siempre y cuando sean movilizaciones que se mantengan dentro de la cordura y la prudencia, con mucho gusto".


El gobernador  dijo que no se puede permitir observar como "Guerrero se autodestruye y ver cómo los jóvenes se lleven las pipas de gasolina, se lleven los autobuses y nadie diga nada".

Agregó que los hechos de este miércoles estuvieron fuera de la ley y como tal, no se deben permitir y "la policía lo que hizo fue, en un momento de flagrancia, pues sencillamente los siguió hasta quitarles la pipa".

Hizo un llamado no sólo a los normalistas, sino a todos los guerrerenses para que cada quien haga su parte y "no sólo veamos la autodestrucción de Guerrero".

Por otro lado, dijo que no ha recibido la solicitud de seguridad especial para estudiantes de la Normal Rural 'Raúl Isidro Burgos' tras la información de que algunos jóvenes han sido amenazados; aseguró que está en la mejor disposición de proporcionarlas.

Al fijar postura sobre el enfrentamiento entre los normalistas y los policías antimotines, el concejo municipal de Tixtla, municipio donde se encuentra instalada la escuela Normal de Ayotzinapa consideró que el con esas acciones el gobierno pretende criminalizarla y acabarla de manera definitiva.

El síndico Pedro Santos Bartolo, repudió, a nombre del consejo, esos hechos de represión, y consideró que no abonan en nada a la tranquilidad que requiere Tixtla en este proceso electoral con rumbo a las lecciones extraordinarias del próximo 29 de noviembre.