Nacional

Antropólogos argentinos analizarán restos de uno de los jóvenes de Tierra Blanca

Bernardo Benítez Hernández, padre de uno de los jóvenes desaparecidos señaló que tras una reunión con los expertos forenses, aceptaron realizar una excepción para analizar el fémur encontrado por la Fiscalía General de Veracruz.
Iván Sánchez/Corresponsal
12 febrero 2016 14:16 Última actualización 12 febrero 2016 14:17
Jóvenes desaparecidos Veracruz

(Especial)

TIERRA BLANCA.- El equipo de antropólogos forenses argentinos que intervino en el caso de los normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, analizará los restos encontrados en el rancho El Limón para identificar si realmente pertenecen a Bernardo Benítez Arroniz, uno de los jóvenes secuestrados en Tierra Blanca.

Bernardo Benítez Hernández, padre de uno de los jóvenes desaparecidos señaló que recientemente se reunieron con los expertos forenses para exponerles su caso, y aceptaron realizar una excepción para analizar el fémur encontrado por la Fiscalía General del estado de Veracruz.

Señaló que únicamente se analizaran los restos de Benítez Arroniz, pues debido a la gran cantidad de trabajo que mantienen los extranjeros les será imposible asistir al rancho asegurado en Tierra Blanca, pues para ello deberían analizar los cientos de restos humanos que fueron hallados en el lugar.

Explicó que en el caso de José Alfredo Gonzalez Díaz, el otro joven presuntamente identificado entre los restos, no será analizado pues los familiares no aceptaron que las pistas encontradas, una costra de sangre y un pedazo de playera, sean suficientes para darlo por muerto.

“Pidieron que les explicáramos a grandes rasgos todo lo sucedido y bueno ya una vez que se les dio la información aceptaron ellos llevar a cabo el estudio pertinente para estar totalmente seguros de que los restos pertenecen a nuestro hijo”, declaró.

En entrevista para El Financiero comentó que en los próximos días se realizarán los trámites necesarios para que los restos en resguardo de la Gendarmería Nacional sean entregados al equipo argentino, para posteriormente ser trasladados al país sudamericano.

Una vez que los indicios lleguen a Argentina se determinará si el tamaño del fémur calcinado es suficiente para realizar las pruebas o si en caso de que se realicen destruirán los pocos restos que quedan.

Benítez Hernández dijo que con base deberán tomar la decisión de continuar o abstenerse de los estudios ante el riesgo de quedarse sin ningún rastro de quien en vida fuera su hijo.

“Primero ver que es con lo que contamos para hacer los estudios, una vez que ellos ya lo hayan visto, (…) necesitan un cierto tamaño de los restos y a ciencia cierta no sabemos si lo que ellos vayan a ocupar quizás sea todo o una parte y ya será decisión nuestra si en un momento dado deban de ocupar todo para hacer el análisis y pues decidiremos nosotros si nos quedamos sin nada”, declaró.

En ese sentido agradeció la disposición del equipo argentino pues dijo que los análisis que se realicen no conllevarán ningún costo para los familiares de los cinco jóvenes desaparecidos.