Nacional

Alertan riesgo sanitario en consumo de pescados y mariscos en Guerrero

El aviso de alerta que emitió la dependencia del sector salud estatal destacó que la falta de higiene y sanidad en los negocios que expenden los productos del mar representan riesgos para la salud porque podrían estar contaminados con virus, bacterias y parásitos.
Enrique Villagómez/Corresponsal
09 marzo 2015 11:14 Última actualización 09 marzo 2015 11:22
pescado (Enrique Villagómez)

La falta de higiene y sanidad en los negocios que expenden los productos del mar representan riesgos para la salud. (Enrique Villagómez)

ACAPULCO.- La Subsecretaría de Regulación, Control y Fomento Sanitario del gobierno de Guerrero alertó a la población para que extreme precauciones al momento de adquirir pescados y mariscos durante el periodo de la cuaresma y semana santa, por representar riesgos para la salud.

El aviso de alerta que emitió la dependencia del sector salud estatal destacó que la falta de higiene y sanidad en los negocios que expenden los productos del mar representan riesgos para la salud porque podrían estar contaminados con con virus, bacterias y parásitos, lo cual podría provocar severas infecciones e intoxicaciones a los consumidores.

Felipe de Jesús Kuri Sánchez, responsable de la Subsecretaría de Regulación, Control y Fomento Sanitario del gobierno de Guerrero, indico que a través de carteles y folletos se está recomendando a la población que revisen detalladamente que el pescado o los mariscos que adquieran se encuentren frescos, con ojos y piel brillante así como que las escamas estén bien adheridas y que no despidan mal olor.


“Cuando adquieran algún tipo de moluscos como ostiones o mejillones, deben revisar que la concha esté bien cerrada y de preferencia no adquirir mariscos que estén expuestos a temperatura ambiente, ya que lo ideal es que estén refrigerados o en una cama de hielo limpio”.

El funcionario recomendó no descongelar los productos del mar a temperatura ambiente, pues al hacerlo son propensos a desarrollar bacterias, además que una vez descongelados no se deben volver a meter al refrigerador.

Indicó además que esta dependencia lleva a cabo una inspección permanente en todas las jurisdicciones sanitarias del estado, así como el levantamiento de muestreos y la aplicación de exámenes de laboratorio con el objeto de detectar posibles brotes de virus, bacterias o parásitos.

“Diariamente se están realizando de forma rutinaria exámenes que se apoyan en los sentidos de la vista, el tacto, el olfato y eventualmente el sabor, para determinar el grado de alteración de los pescados, moluscos, mariscos y otros”, dijo.

Cabe mencionar que los principales problemas microbiológicos asociados al pescado y a los mariscos pueden actuar como transmisores de microorganismos y su peligrosidad depende en gran parte de las condiciones ambientales.

Las personas afectadas por la ingesta de estos productos contaminados pueden padecer síntomas como adormecimiento de extremidades, palpitaciones, fiebre, diarrea y vómito, los cuales si no son atendidos a tiempo provocan daños más severos y prolongados.

Finalmente recomendó que al momento de comprar productos del mar se verifique que el personal que los que despacha tenga apariencia limpia y de preferencia que se adquieran en locales cerrados, pero en caso de hacerlo en sitios abiertos, el pescado debe ser expuesto en camas de hielo.