Nacional

Agresores de Moreno habían sido detenidos por portar armas: Anguiano

Según el gobernador de Colima, la Policía Estatal Acreditable detuvo a los dos sospechosos del atentado contra el exmandatario por portación de armas; agregó que fueron trasladados a la PGR y ahí pagaron una fianza para quedar en libertad. 
Oscar Cervantes/Corresponsal
15 octubre 2015 11:57 Última actualización 15 octubre 2015 11:58
[El gobernador Mario Anguiano afirma que infraestructura sufrió daños / Cuartoscuro]

[El gobernador Mario Anguiano afirma que infraestructura sufrió daños / Cuartoscuro]

COLIMA. El gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, reveló que días antes del atentado contra Fernando Moreno Peña, los agresores fueron detenidos por portación de armas de fuego.

Sin precisar fecha, indicó que la Policía Estatal Acreditable detuvo a los dos sospechosos del atentado contra el exmandatario, pero quedaron libres después de que fueron trasladados a la Procuraduría General de la República (PGR) donde alcanzaron fianza.

“Del análisis jurídico que se realiza y por el tipo de arma, de acuerdo a la ley pudieron salir bajo fianza, actuó conforme a ley también la delegación de la PGR”, apuntó.

Sobre las acusaciones en redes sociales en su contra, en las que señalan que el gobierno del estado está involucrado en este hecho, dijo que son actos de absoluta irresponsabilidad y argumentó que ante cualquier acusación deben presentarse elementos de prueba.

Al preguntarle sí la PGR no ha manifestado su interés de atraer la investigación del caso, explicó que la indagatoria se está haciendo conjuntamente pues participan todas las corporaciones.

Sobre la investigación a los escoltas del exmandatario, comentó que fueron llamados porque son elementos de seguridad y que ellos expusieron que ese día como en otras ocasiones les pidió andar solo.

Anguiano Moreno comentó que hasta el momento Fernando Moreno Peña no ha declarado de manera formal.

En ese sentido, dijo no temer de sufrir algún atentado similar y aseguró que tampoco ha recibido amenazas por lo que se quedará en Colima a vivir, al concluir su mandato el próximo primero de noviembre.

Cuestionado sobre los motivos por los cuales pudo haber sido atacado el exgobernador, el ejecutivo estatal prefirió no declarar hasta que concluyan las investigaciones para evitar cualquier tipo de especulación.