Nacional

Acapulco perdió 4 mil empleos por extorsión a negocios: comerciantes

El líder de la Federación de Cámaras de Comercio en Guerrero informó que entre septiembre y octubre, unos 4 mil trabajadores formales fueron dados de baja, pues 809 negocios pagaban 'derecho de piso'  y optaron por cerrar.
Enrique Villagómez/Corresponsal
02 noviembre 2015 15:3 Última actualización 02 noviembre 2015 15:3
Acapulco escuelas

Militares custodian escuelas que están en zonas con alta incidencia delictiva en Acapulco. (Enrique Villagómez)

ACAPULCO. Durante los últimos dos meses, Acapulco perdió cuatro mil empleos formales por el cierre de 809 negocios que eran víctimas de extorsiones por parte de la delincuencia organizada, denunció Alejandro Martínez Sidney, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio en Guerrero.

“Los datos son muy claros, contundentes y lamentables. Entre septiembre y octubre, unos cuatro mil trabajadores formales fueron dados de baja del Seguro Social e Infonavit, porque los propietarios de 809 negocios ya no aguantaron seguir pagando el famoso derecho de piso y mejor optaron por bajar sus cortinas”, indicó el líder de los comerciantes.

En entrevista telefónica con El Financiero, Martínez Sidney, detalló que restaurantes, bares, farmacias, refaccionarias e incluso agencias de viajes, fueron los negocios que tuvieron que cerrar, pues a pesar de no tener ventas, debían de pagar fuertes cantidades de dinero al crimen organizado que siguen operando en el primer cuadro de la ciudad.

El también empresario del ramo restaurantero y centros nocturnos, pidió al gobernador y al alcalde de Acapulco, que los filtros de revisión y rondines de vigilancia que llevan a cabo Policías Federales, Gendarmería, Ejército y Marina, se realicen en los sitios donde siguen registrándose muertes violentas, pero sin descuidar la zona turística del puerto porque es ahí donde se genera la mayor cantidad de fuentes de empleo.

“Básicamente el cobro del piso, la extorsión e incluso el secuestro de comerciantes son los que han provocado el cierre de los negocios, aunque en descargo debo señalar que esto no es privativo de Acapulco, sino que también se observa en otras ciudades importantes de Guerrero como Chilpancingo, Zihuatanejo y Taxco”, dijo.

Asimismo indicó que los empresarios mantienen sus reservas con respecto a la efectividad de la recién creada Unidad Antisecuestro y Extorsión, que se puso en marcha la semana pasada, pues “hay desconfianza por la infiltración que ha sufrido la dependencia federal que la operan”.

“La desconfianza no es gratuita porque aquí en Acapulco.Ya nos pasó recientemente con el caso de un compañero restaurantero que se atrevió a denunciar la extorsión que sufría, y dos días después de hacerlo fue ejecutado en el interior de su negocio y ante la presencia de varios clientes que ahí se encontraban comiendo. Por eso tenemos nuestras reservas al respecto”, precisó.