Mundo

Xi Jinping es elegido presidente de China

12 febrero 2014 5:27 Última actualización 14 marzo 2013 10:13

 [Reuters] El líder de 59 años también fue elegido como máximo responsable de la Comisión Central Militar. 


Reuters
 
 
Pekín.- El Parlamento de China eligió formalmente a Xi Jinping como el nuevo presidente del país, completando la segunda sucesión política ordenada en la nación desde que asumió el Partido Comunista en 1949.
 
 
La Asamblea Nacional Popular de China, un organismo que suele ratificar las decisiones del poder ejecutivo sin realizar cuestionamientos, escogió a Xi en una ceremonia estrictamente programada en el Gran Salón del Pueblo en el centro de Pekín, poniendo el sello final de aprobación a una transición generacional en el poder.
 
 
Xi fue designado jefe del partido y del ejército, donde yace el verdadero poder, en noviembre.
 
 
El líder de 59 años también fue elegido como máximo responsable de la Comisión Central Militar, el puesto paralelo en el gobierno a la principal posición militar del partido, que ya ostenta, asegurando que tiene todo el poder sobre el partido, el estado y las fuerzas armadas.
 
 
Casi no hubo oposición al nombramiento de Xi entre los legisladores cuidadosamente seleccionados. Xi recibió solo un voto en contra y hubo 3 abstenciones entre un total de casi 3,000 delegados.
 
 
Xi hizo una reverencia y estrechó la mano de su antecesor en el cargo, Hu Jintao, cuando se anunció el resultado, transmitido en vivo en la televisión estatal. Xi y Hu intercambiaron algunas palabras pero no se pudo oír lo que decían. Aparte, Li Yuanchao fue electo vicepresidente.
 
 
Había otros 5 candidatos para la posición de vicepresidente, entre ellos Wang Yang, el reformista exjefe del partido de la provincia sureña de Guangdong, y el poderoso responsable de la propaganda Liu Yunshan.
 
 
Xi había enfrentado una iniciativa del influyente expresidente Jiang Zemin para designar a Liu, dijo una fuente con vínculos en la conducción.
 
 
Se prevé que el viceprimer ministro Li Keqiang sucederá al primer ministro Wen Jiabao el viernes en una votación igual de predecible.
 
 
Hu, de 70 años, deja la presidencia tras una gestión que se extendió por el período máximo posible, 2 mandatos de 5 años.
 
 
Desafíos
 
 
La llegada de Hu a la presidencia hace una década marcó la primera transición pacífica en el poder de la China comunista.
 
 
Eventos violentos como la Revolución Cultural y la represión de Tiananmen en 1989 contra manifestantes por la democracia habían empañado previos recambios en el poder.
 
 
Desde que asumió el puesto mucho más poderoso de jefe del partido en noviembre, Xi se ha enfocado en luchar contra la corrupción y promover prácticas austeras como prohibir que los altos mandos militares celebren unos banquetes regados de alcohol.
 
 
Muchos chinos esperan que Xi conduzca el cambio en un país que se convirtió en la segunda mayor economía del mundo pero está marcado por la profundización de la desigualdad de ingresos, la corrupción y la destrucción ambiental que quedaron de las administraciones de Hu y Wen.
 
 
Para Yan Chengzhong, un delegado a la legislatura, la tarea más apremiante para el gobierno de Xi es limpiar el medioambiente.
 
 
"Vengo de Shanghái, donde aparecieron 6,000 cerdos muertos flotando en el río. Eso habla de la fragilidad ecológica del ambiente", dijo Yan, quien sostuvo que había presentado una propuesta a la legislatura instando a la transparencia del gobierno en el tema ambiental.
 
 
"En esta reunión hubo enérgicas voces para condenar la mala situación ambiental. Creo que este tipo de voces pueden ser aceptadas por las nuevas autoridades. Es una oportunidad favorable para que los nuevos líderes hagan algo diferente", sostuvo Yan.
 
 
Gong Funeng, un delegado de la provincia sudoccidental de Sichuan, dijo: "El problema más apremiante que el Gobierno enfrenta ahora es la implementación de reformas políticas y el combate a la corrupción".
 
 
Xi hereda un electorado que es más desconfiado del Gobierno y versado en el uso de internet para criticar a sus líderes.
 
 
Al mismo tiempo, su Gobierno debe lidiar con una desaceleración del crecimiento económico, tranquilizar al mercado inmobiliario, desactivar riesgos de deuda de gobiernos locales y sacar a China de su adicción a expandirse principalmente sobre la base de inversiones.
 
 
Xi también tendrá que enfrentar a una Corea del Norte cada vez más provocativa y tensiones con Estados Unidos, Japón y Asia sudoriental.