Mundo

Visita de Obama es un avance para restablecer lazos bilaterales: Cuba

La directora del Departamento de EU del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba y quien estuvo al frente en las pláticas para recomponer relaciones aseguró que el gobierno cubano está abierto a conversar con EU, incluso sobre derechos humanos. 
Vivian Núñez Corresponsal
18 febrero 2016 11:0 Última actualización 19 febrero 2016 5:0
Josefina Vidal

La diplomática cubana encabezó la delegación de su país en la cuarta ronda de conversaciones con EU. (Reuters)

LA HABANA.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmó ayer a través de su cuenta de Twitter que visitará Cuba el 21 y 22 de marzo para promover un mayor acercamiento con su homólogo, Raúl Castro, y representantes de la disidencia en la isla.

Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos en la cancillería cubana, aseguró que la visita será una oportunidad para ratificarle al mandatario la voluntad de La Habana de continuar avanzado en la construcción de una nueva relación entre los dos países.

”Será una oportunidad para que pueda apreciar la realidad cubana; esta visita –la primera de un mandatario estadounidense desde 1928- constituirá un paso más hacia la mejoría de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos”, destacó la principal negociadora de la isla desde que se inició el deshielo entre los dos gobiernos el 17 de diciembre del 2014. Añadió que los nuevos vínculos que se construyen deben estar “cimentados en el respeto de las diferencias y en los beneficios mutuos que se derivan de los lazos históricos, culturales y familiares que han unido a ambas naciones y pueblos”.

FIDEL EXCLUIDO 

Desde Washington, el asesor de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, adelantó que los contactos en la isla del responsable de la Casa Blanca no incluirán al expresidente Fidel Castro, aunque sí a representantes de la disidencia.

Destacó que los pasos dados por Cuba para ampliar el acceso a internet y una mayor interacción con la comunidad internacional son dos de las razones que motivaron el viaje, aunque reconoció que el progreso no ha sido similar en el área de derechos humanos.

“Nosotros creemos que no ir y aislar a Cuba no sirve al propósito de impulsar estos temas. Que estaremos mejor posicionados para apoyar los derechos humanos y una mejor vida para los cubanos, si nos involucramos con ello de manera directa”, argumentó.

Otro tema ausente en las conversaciones de Obama con Castro será el reclamo de Cuba para que Washington devuelva el terreno donde se levanta la base naval y la prisión militar de Guantánamo. “Esto no será parte de este viaje”, dijo Rhodes en conferencia de prensa.

Un tema que sí será objeto de discusión será el que se refiere a los reclamos en Estados Unidos para que Cuba indemnice a propietarios de negocios e inmuebles confiscados después de la Revolución Cubana.

“Eso estará en la agenda, como también los reclamos de los cubanos en el tema de compensaciones. Existen muchos de estos reclamos en Estados Unidos”, explicó el asesor de Obama, quien dijo que ambos países han celebrado ya pláticas en ese sentido.

Respecto a la nominación de un embajador en Cuba, Rhodes apuntó que la administración Obama trabaja ya en ese sentido, anticipando que podría haber un anuncio al respecto en los meses siguientes.