Mundo

Venezuela recurre a la ONU por medicamentos

La Federación Farmacéutica de Venezuela informó que la escasez de fármacos alcanza un 85 por ciento, lo que ocasionó que su mandatario, Nicolás Maduro, pidiera apoyo a la organización internacional para enfrentar esta crisis que aqueja al país desde hace tiempo.
Reuters
24 marzo 2017 18:34 Última actualización 24 marzo 2017 18:34
Venezuela ordena estado de excepción

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, declaró a partir del 21 de agosto, 60 días de estado de excepción en varios municipios fronterizos con Colombia. (AP)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió el viernes ayuda a la Organización de Naciones Unidas (ONU) para enfrentar la escasez de medicamentos que afecta al país petrolero, que atraviesa por una severa crisis económica y una galopante inflación.

El mandatario no especificó de inmediato el tipo de ayuda que solicitó, aunque destacó que la ONU cuenta con la experiencia en el área farmacéutica.

"(La ONU tiene) los planes más avanzados y completos del mundo para recuperar la capacidad productiva de la industria farmacéutica", dijo Maduro en un acto de Gobierno.

El mandatario sostuvo este viernes una reunión con la subsecretaria general de la ONU, Jessica Faieta, en la que recibió un informe del índice de Desarrollo Humano de 2016.

"Les he pedido apoyo para seguir avanzando en la regularización permanente del tema de los medicamentos para los hospitales", agregó el mandatario.

Venezuela enfrenta una severa escasez de medicamentos esenciales desde algunos analgésicos hasta fármacos contra el cáncer.

Según datos de la Federación Farmacéutica de Venezuela la escasez alcanza un 85 por ciento y, en algunos casos, se reporta una ausencia casi absoluta de fármacos para tratar las convulsiones o diabetes.

Maduro suele acusar de la crisis a opositores y empresarios, a quienes señala de librar una denominada "guerra económica" en su contra con ayuda del Gobierno de Estados Unidos.

Pero analistas afirman que la difícil situación económica que vive el país es consecuencia del modelo económico, aunado a la baja renta petrolera por el descenso de los precios del petróleo.