Mundo

Venezuela a elección, con oposición bajo amenaza

Las campañas electorales en Venezuela cerraron en medio de un clima de tensión; la oposición ha dicho que si logra la mayoría en el Congreso impulsará la revocación del mandato del presidente Nicolás Maduro.
Lissette Cardona
03 diciembre 2015 22:49 Última actualización 04 diciembre 2015 5:0
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. (Reuters)

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. (Reuters)

CARACAS.- Leña al fuego: “Si nosotros perdemos, vamos a la calle a movilizar a la gente para evitar que el país se detenga”, advirtió ayer el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al cerrar la campaña previa a las elecciones parlamentarias del próximo domingo, en medio de un ambiente tenso y grandes expectativas sobre los cambios políticos que podrían desencadenar los comicios en un país agobiado por una profunda crisis económica.

A solo dos días de que los venezolanos acudan a las urnas, la tensión domina el ambiente. Detenciones, asesinatos y acusaciones entre los candidatos van y vienen y como ejemplo el homicidio, a penas hace poco más de una semana, del dirigente del partido opositor Acción Democrática, Luis Manuel Díaz, quien aspiraba a una diputación y cuyo caso fue resuelto por el ministro de Relaciones Interiores y Justicia, Gustavo González López, como un hecho personal, no político, por ser parte de una banda delictiva.

Además, el 25 de noviembre, una avioneta en la que viajaban 6 miembros del equipo de Lilian Tintori, esposa del líder opositor, Leopoldo López, se incendió al no poder desplegar el tren de aterrizaje, hecho que fue calificado como un ataque del gobierno hacia los opositores.

“La misma que había aterrizado dos veces sin problemas, estaba sin frenos (…) No tengo duda de que crearon ese escenario, no tengo duda que esa avioneta que estuvo ahí fue intervenida por el régimen”, declaró Tintori al respecto y señaló que hay grupos interesados en asesinarla.

GARANTÍAS RESTRINGIDAS 

Por otra parte, el director de la policía del Municipio Sucre, que forma parte de la jurisdicción de la Gran Caracas, fue detenido el martes por la noche por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional bajo la acusación de instigación a una caminata del candidato opositor Miguel Pizarro. La acción fue rechazada por Pizarro quien había denunciado días atrás que su contrincante y candidato oficialista William Ojeda, había ordenado el ataque armado contra el acto proselitista.

A las tensiones políticas también se suma el nerviosismo en 23 municipios fronterizos con Colombia, en los que parte de las garantías constitucionales están restringidas.

Ayer, a la medianoche, cerró el lapso para que los candidatos a ocupar uno de los 167 escaños del parlamento venezolano hicieran propaganda política.

La campaña electoral estuvo marcada además por acusaciones de ventajismo a favor de los llamados “candidatos de Chávez” y por prohibiciones por parte del Consejo Nacional Electoral hacia piezas publicitarias que criticaban la gestión del gobierno de Nicolás Maduro o con elementos que confunden al elector. Al cierre de la campaña la ONG Transparencia Venezuela manejaba una cifra de 42 candidatos (uno de oposición y el resto oficialistas) que violaron la ley electoral y participaron en actos gubernamentales para promocionarse y 402 denuncias de abuso electoral.

El cierre de la campaña electoral marca el inicio de la cuenta regresiva para para los comicios del domingo, día en el que los venezolanos definirán entre la continuidad del modelo de gobierno implantado por el fallecido Hugo Chávez y un cambio, prometido por la coalición opositora de la Mesa de la Unidad Democrática.

Por primera vez en 17 años de “chavismo”, el oficialismo parte en desventaja frente a la Mesa de la Unidad Democrática, que figura como favorita para vencer en la consulta, según señalan las principales encuestas locales que dan a la oposición una ventaja de más de 20 puntos porcentuales sobre el oficialismo en cuanto a intención de voto nacional.