Mundo

Venezolanos lanzan 'cocteles puputov' en protestas

Esta semana, los grupos de Twitter, Instagram y WhatsApp fueron inundados con mensajes e imágenes instando a los partidarios a lanzar frascos llenos de excremento sobre las tropas de la guardia nacional.
Bloomberg
10 mayo 2017 15:15 Última actualización 10 mayo 2017 15:22
Venezuela protestas

(AFP)

CARACAS.- Los manifestantes venezolanos están usando una nueva y maloliente arma contra el gobierno: frascos llenos de sus propias heces.

El miércoles, las muchedumbres marcharon cautelosamente por las calles de Caracas con cargamentos llamados "cocteles puputov".

Alejandro, un estudiante de 16 años de edad, escondió tres frascos de mayonesa con residuos humanos mezclados con agua que planeaba lanzar a la policía. Los sacó de un arbusto para mostrarlos mientras se tapaba la nariz.

"Lo estamos haciendo porque hemos visto que funciona", dijo Alejandro, quien solicitó que su apellido no fuera identificado por temor a represalias. "Esto es algo realmente desagradable".

El país sudamericano ha sido golpeado con manifestaciones durante semanas, y el presidente Nicolás Maduro ha solicitado que una asamblea escriba una nueva constitución que consolidaría su poder. Las protestas han resultado en al menos 35 muertos, y los políticos de la oposición prometen continuar con las acciones en las calles.

La forma más baja de protesta llegó después de semanas de enfrentamientos mortales con las tropas y la policía que defienden al gobierno autocrático del presidente Maduro.

Esta semana, los grupos de Twitter, Instagram y WhatsApp fueron inundados con mensajes e imágenes instando a los partidarios a lanzar frascos llenos de excremento sobre las tropas de la guardia nacional.

Los mensajes utilizaron el hashtag #puputov, una referencia a la palabra compuesta de heces y cocteles Molotov.

María, una abogada de 52 años, que también pidió no ser identificada, dijo que recogió bolsas de abono de vaca de una granja y se las dio a los manifestantes en el este de Caracas.

"Finalmente me convencí a hacerlo ayer a las 2 en punto", dijo ella, flanqueada por grupos de manifestantes enmascarados. "No tenemos armas de fuego, no tenemos los medios para defendernos, pero esto envía un mensaje claro a las fuerzas armadas. Las piedras obviamente no funcionan. Esto es mucho más un insulto.

Existe una historia de las heces como medio de protesta. En la década de 1970, los miembros del Ejército Republicano Irlandés en poder de los británicos mancharon las paredes de sus celdas con el contenido de las letrinas en sus celdas. Los agricultores franceses furiosos por la caída de los precios de los alimentos en el año 2014 tiraron grandes cantidades de estiércol en las ciudades e incluso rociaron los edificios gubernamentales con una suspensión espantosa. En la India, Mohandas Gandhi alentó a los partidarios de castas superiores a recoger la basura de los Dalits, un gesto humillante destinado como protesta en contra ser tratados como personas llamadas "intocables".

1
  

  

Venezuela protestas

'ARMA BIOLÓGICA'

En Venezuela esta semana, el gobierno emitió una advertencia especial a los manifestantes que planean hacer uso de los desechos. La estación estatal de televisión VTV advirtió que el contacto con las heces podría causar hepatitis, conjuntivitis y otras infecciones bacterianas.

"Las heces son un arma biológica", dijo el inspector general Marieliz Valdez en una entrevista a VTV y publicado en el sitio web del canal. "Es un crimen con penas severas".

La estudiante de medicina Daniella Liendo, de 22 años, coordina a voluntarios que, con cascos blancos y máscaras de gas, asisten a las víctimas durante las protestas. Los que estaban en el grupo de Liendo tenían serias preocupaciones sobre los peligros de incluir heces en la pelea. El miércoles, mientras se preparaban, hablaron sobre cambiar los guantes de inmediato y de cómo desinfectar las heridas.

"Esto ha alcanzado otro nivel", dijo Liendo. "Cualquier herida ahora enfrenta graves riesgos de infección, haciendo nuestro trabajo mucho más complicado. Las protestas están aumentando mucho más allá de los cócteles Molotov. Ahora traen riesgos para la salud pública".