Mundo

Vaticano emite leyes contra curas pederastas

10 febrero 2014 5:13 Última actualización 11 julio 2013 9:45

[Reuters/Archivo] 


 
 
Notimex
 
 
Luego de la difusión masiva sobre los casos de pederastia al interior Iglesia Católica, el Vaticano decidió aprobar una serie de leyes penales internas que establecen sanciones específicas a delitos como el abuso sexual contra menores de edad. 
 
El decreto, que fue aprobado por el mismo Papa Francisco, contiene grandes modificaciones al sistema jurídico civil que actualmente opera en el "Estado más pequeño del mundo".
 
Entre otras cosas, las nuevas normativas definien varias categorías de delitos contra los menores: venta, prostitución, enrolamiento, violencia sexual, pornografía infantil, posesión de material pornográfico con menores y actos sexuales con menores.

Además, los documentos incluyen otras innovaciones como la tipificación de delitos de lesa humanidad como el genocidio, el apartheid y la tortura.

Asimismo, determina abolir la sanción de la cadena perpetua, la cual fue sustituida por la pena de 30 a 35 años de reclusión.

Las innovaciones fueron introducidas en los códigos penal y de procedimientos penales vigente en El Vaticano desde el 8 de junio de 1929, fecha oficial de fundación del Estado pontificio tras la ratificación de los Tratados de Letrán, firmados con Italia.

Se trata del Código Zanardelli, que data de 1899 y del Finocchiaro Aprile, de 1913. Esos códigos fueron redactados por juristas italianos y fueron en su momento adoptados por El Vaticano.

Giuseppe Dalla Torre, presidente del Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano, explicó que la reforma a estos documentos busca actualizar diversas tipologías de delito que anteriormente eran muy genéricas o simplemente no eran tomadas en cuenta por la ley.

De hecho, en la reforma se incluyó el delito de divulgación de noticias y documentos cubiertas por el secreto profesional.
 
Gracias al decreto firmado por el Papa Francisco, la persecución de estos delitos podrá contemplar no sólo a las personas que lo cometen dentro del Vaticano sino a todos aquellos cuya actividad esté vinculado a la Santa Sede y a todas sus entidades.