Mundo

Unas 1300 personas han muerto desde que inició cese en Ucrania: ONU

El informe presentado por el alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Husein, revela que hasta el 12 de diciembre, 4 mil 707 combatientes y civiles habían muerto; asimismo señaló que existen violaciones sistemáticas a los derechos humanos en la península de Crimea
Reuters
15 diciembre 2014 7:43 Última actualización 15 diciembre 2014 7:46
Elementos de las fuerzas rusas se han desplegado a las fronteras con Ucrania. (AP)

Elementos de las fuerzas rusas se han desplegado a las fronteras con Ucrania. (AP)

KIEV.  Unas mil 300 personas murieron en el conflicto separatista en Ucrania desde un alto el fuego declarado en septiembre, según un informe de la ONU que sostuvo que muchos de los que vivían en el este del país, en manos de los rebeldes, estaban luchando por sobrevivir.

Hasta el 12 de diciembre, 4 mil 707 combatientes y civiles habían muerto desde que rebeldes prorrusos ocuparon las regiones del este cerca de la frontera con Rusia en abril.

De esas muertes, mil 357, o casi el 30 por ciento, se registraron después de la tregua del 5 de septiembre, algunas de las cuales podrían haber ocurrido antes de esa fecha, según el informe, presentado este lunes. 

Aunque la violencia ha disminuido en los últimos días, los bombardeos han afectado repetidamente la tregua acordada entre las fuerzas del gobierno ucraniano y los separatistas, empeorando una crisis humanitaria que ha dejado a muchos civiles sin el apoyo social adecuado.

"El conflicto está en su noveno mes y la situación se está volviendo cada vez más terrible para la población que todavía vive en el este", dijo el alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Husein, en un comunicado.

El gobierno central en Kiev ha cortado los lazos financieros con los territorios separatistas, recortando las pensiones y los pagos de prestaciones sociales debido a los temores de que los fondos terminarían financiando operaciones militares rebeldes.

Esta decisión probablemente va a empeorar las vulnerabilidades económicas y sociales de la gente en el este, dijo Naciones Unidas, mientras, a pesar de desear una total autonomía, las autoridades rebeldes aún tienen que analizar sus finanzas, creando un vacío institucional.

"La situación de muchas personas, incluidas aquellas retenidas contra su voluntad, en áreas bajo el control de grupos armados puede muy bien ser amenazadora para la vida", dijo Zeid.

El informe también subrayó violaciones sistemáticas a los derechos humanos en la península de Crimea, que Rusia anexionó en marzo.