Un misterioso agente de la CIA es clave para la reunión entre Trump-Kim
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un misterioso agente de la CIA es clave para la reunión entre Trump-Kim

COMPARTIR

···

Un misterioso agente de la CIA es clave para la reunión entre Trump-Kim

Andrew Kim, funcionario de la CIA, ha cobrado notoriedad gracias a su participación en la relación diplomática entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Bloomberg POR Nick Wadhams
07/06/2018

La diplomacia entre los Estados Unidos y Corea del Norte antes de la histórica cumbre de la semana próxima ha catapultado a un funcionario muy poco conocido de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA) a un incómodo papel público como intermediario clave en las conversaciones entre los dos adversarios.

Luego de años de trabajar sobre Corea del Norte en la CIA, Andrew Kim ha cobrado notoriedad al acompañar al secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo en importantes reuniones con funcionarios de Pyongyang.

Participó en la reunión del presidente Donald Trump con un alto enviado norcoreano la semana pasada y ha contribuido a preparar al presidente para la cumbre del 12 de junio con Kim Jong-un en Singapur.

La inusual función pública le ha dado a Kim, que creció en Corea del Sur, una extraordinaria influencia en la forma en que el gobierno aborda la cumbre y la amenaza nuclear norcoreana en general.

Así como Pompeo se ha convertido en la mano derecha de Trump en lo relativo a las conversaciones coreanas, Andrew Kim se encuentra en un lugar similar en relación con el secretario de Estado.

"Es, en efecto, el tejido conjuntivo en el diálogo con los norcoreanos", dijo Rexon Ryu, socio del Asia Group y exfuncionario de la Casa Blanca y el Pentágono. "No me sorprendería que en realidad Andy fuera el actor más influyente en este momento".

Hasta ahora se ha visto, pero no escuchado, a Kim en su nuevo papel. Pero según media decena de personas que han seguido su trabajo, éste ha participado en casi todos los niveles de la estrategia gubernamental respecto de Corea del Norte.

Su ascenso ha dejado al margen a experimentados diplomáticos y funcionarios, una situación inusual que rompe con décadas de confrontación con la amenaza nuclear norcoreana.

Dado que habla coreano con fluidez y que llegó a estar al frente de la CIA en Seúl, se ganó la confianza de altos funcionarios en ambos lados de la frontera. Desde su regreso a Washington, también ha tenido acceso al canal confidencial que la CIA mantuvo con Pyongyang durante los gobiernos de Obama y de Trump.

Kim concitó atención pública por primera vez cuando los medios norcoreanos publicaron una fotografía suya en la reunión de Pompeo con Kim Jong-un en mayo. Más tarde, se difundió una fotografía de Associated Press en la cual se lo veía en la pista cuando Pompeo aterrizó en Pyongyang en ese viaje.

En otra foto, tomada en una cena de Pompeo y su comitiva con funcionarios norcoreanos durante la misma visita, se ve a Kim sentado a la mesa junto a Kim Yong Chol, el principal asesor de Kim Jong-un, que se reuniría después con Pompeo y luego con Trump en Nueva York y Washington.

Un funcionario del gobierno de Trump que pidió que no se revelara su identidad al hablar de Kim, dijo que el agente de la CIA había usado su dominio de la lengua coreana durante las reuniones de Pompeo para garantizar que los traductores norcoreanos transmitieran con exactitud los mensajes entre Pompeo y las autoridades de Corea del Norte.

El funcionario, sin embargo, destacó que Kim ha hecho mucho más que desempeñarse como traductor, dado que utiliza sus décadas de experiencia para ayudar al gobierno a adivinar las intenciones de Corea del Norte con miras a la cumbre de Singapur.

La CIA declinó autorizar una entrevista a Kim, así como hacer declaraciones sobre detalles de este artículo más allá de describir a Kim como un veterano. Varias personas que conocen a Kim también declinaron hablar sobre él debido al carácter secreto de su trabajo y a la marcha de las negociaciones con Corea del Norte.